Policía de Ferguson adopta tendencias racistas, acusa Eric Holder

miércoles, 4 de marzo de 2015
WASHINGTON (apro).- El procurador general de Justicia estadunidense, Eric Holder, informó que una investigación de la dependencia a su cargo concluyó que el Departamento de Policía de Ferguson, Missouri, aplica la justicia con tendencias racistas. Holder sostuvo que “encontramos que los residentes afroamericanos están sujetos de manera desproporcionada a un daño, por parte de la policía y la Corte municipal, que frecuentemente aparece generado, por lo menos en parte, por tendencias raciales, implícitas y explícitas”. El Departamento de Justicia llevó a cabo dos investigaciones en Ferguson, una por parte de la Sección Criminal, y otra de la Sección de los Derechos Civiles, a raíz de la muerte del joven afroamericano Michael Brown, el 9 de agosto pasado, a manos del policía Darren Wilson, acción que generó protestas a nivel local y nacional, debido a que se consideraba que el oficial utilizó fuerza excesiva y tendencias raciales para masacrar a la joven víctima. En materia criminal, el Departamento de Justicia consideró que Wilson no será procesado a escala federal, acotando que la investigación no encontró hechos que conllevaran a determinar que se violó la Constitución política en materia de derechos civiles. El procurador acotó que aunque esta determinación no será del agrado de la comunidad afroamericana ni de la familia de Brown, se sustentó en una minuciosa pesquisa respaldada por el profesionalismo del Departamento de Justicia y del FBI. “Una posible explicación a esta discrepancia fue descubierta durante nuestra segunda investigación, que determinó que los oficiales de la policía de Ferguson se han involucrado en una amplia tendencia o práctica de violaciones a la Constitución de Estados Unidos o de la ley federal”, subrayó Holder. La investigación federal concluyó que, incluso, los policías de Ferguson abusan de su autoridad para castigar a los miembros de la comunidad afroamericana, con fines de lucro, entre otros aplicar multas que generan entradas al Departamento de Policía y la municipalidad de Ferguson. Para ejemplificar este argumento, el Departamento de Justicia señala que, en 2014, los policías de Ferguson emitieron más de 50% de multas a afroamericanos que las que registraron en 2010. Un aumento que no se justifica por las estadísticas criminales reportadas en Ferguson. El informe sobre la investigación de la Sección de Derechos Civiles del Departamento de Justicia detalla múltiples ejemplos de cómo la policía de Ferguson detiene y multa a cualquier persona sin una razón justificable, en clara violación a los derechos civiles fundamentados en la Constitución de Estados Unidos. “Este comportamiento no sólo exacerba las tensiones en sus propios méritos, sino que tiene un efecto devastador en la confianza de la comunidad en sus autoridades”, alertó el procurador general de Justicia. Además, apuntó que los policías de Ferguson se destacan por aplicar un uso excesivo de la fuerza con las personas a quienes detienen y arrestan. “Los datos demuestran una historia verdaderamente estremecedora del uso innecesario de la fuerza en contra de gente con problemas mentales, y nuestra investigación indica que de manera abrumadora de esta fuerza; casi 90%, se dirige contra los afroamericanos”, acusó Holder. A los afroamericanos en Ferguson, de acuerdo con el Departamento de Justicia, la policía los detiene por su manera de vestir, por su forma de caminar y por la manera de cruzar las calles. Incluso, el Departamento de Justicia enfatizó que los policías usan perros exclusivamente para intimidar a los afroamericanos. Holder exigió a las autoridades de Ferguson aplicar medidas correctivas y les adelantó que el Departamento de Justicia se reserva el derecho de aplicar sus propias medidas para hacer cumplir los mandatos de la Constitución. “Todo está sobre la mesa”, advirtió el procurador Holder.  

Comentarios