Maduro 'conciliador': tiende la mano a Obama para dialogar

sábado, 11 de abril de 2015
PANAMÁ (proceso.com.mx).- El presidente venezolano Nicolás Maduro dijo tender la mano a Barack Obama para dialogar sobre lo que Estados Unidos y su país deben dialogar para resolver sus diferencias. “Venezuela está bajo amenaza, bajo agresión y eso debe ser desmontado. Queremos paz y queremos construir una relación civilizada”, dijo. Con sus peculiares líneas discursivas, con bromas y coloquialismos, condenó la intromisión en su país. “Cuando viene un funcionario extranjero a hablar mal de mi país, disculpen la expresión, yo me encabrono”, sostuvo el mandatario venezolano. A continuación, mencionó que si él llegaba a otro país y criticaba la privatización de la educación, la pobreza y sus políticas neoliberales, sería el acabose, mientras que a la inversa, se pretende opinar de Venezuela. Maduro dijo que desde el inicio de su gestión intentó tener acercamientos con Barack Obama, a quien le ha pedido encuentros sin éxito. “Lo hago ahora de manera pública. Le tiendo la mano para que podamos dialogar”, expresó el venezolano. “No somos antiestadunidenses, no lo fue Bolívar, ni Chávez ni yo. Somos antiimperialistas”, espetó para luego hacer la diferencia entre el país de los lobbies en Washington y el Estados Unidos profundo que quiere paz y prosperidad. La intervención de Maduro ocurrió cuando Barack Obama ya había abandonado el Centro de Convenciones Atlapa, donde se desarrolla la Cumbre de las Américas, por lo que las más de 10 millones de firmas recabadas contra las sanciones decretadas por el estadunidense fueron entregadas a su canciller. Maduro propuso cuatro puntos para construir una mejor relación: Primero, que se derogue el decreto y se respete la soberanía de su país; también un diálogo directo; que se desmonte “la maquinaria de guerra psicológica, política y militar que subsiste en la embajada de Estados Unidos en Venezuela y, cuatro, tomar las medidas legales para evitar las conspiraciones contra él y su gobierno en Miami y Nueva York. Y añadió: “No pase a la historia como pasó Bush. Le tiendo mi mano para que hablemos y resolvamos los asuntos que debas resolver en paz. Sin intervención en asuntos internos de nadie”.

Comentarios