Inculpan en EU a policía que asesinó "por error" a un afroamericano

lunes, 13 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La justicia de Tulsa, en el estado de Oklahoma, Estados Unidos, abrió hoy una investigación por homicidio de segundo grado con negligencia culpable contra el oficial voluntario Robert Bates, quién utilizó su pistola en vez de su “taser” –pistola eléctrica– durante la detención del afroamericano Eric Harris, el pasado 2 de abril. La cámara instalada sobre las lentes de un policía grabó la detención de Harris, un supuesto vendedor de armas y capturó el momento en que el policía le dispara, lo que provocó la muerte del hombre horas después, en un hospital. En las imágenes divulgadas ayer, se puede apreciar a un policía quién alcanza a Harris y lo tira en el piso, la cabeza pegada al asfalto, mientras otro grita “¡Taser!, ¡Taser!”. Luego se oye un disparo e inmediatamente después una voz, la de Bates, un oficial de 73 años, dice: “¡Ho!, ¡Le disparé!, ¡Lo siento!”. “¡Me disparó!”, grita Harris en distintas ocasiones, mientras un policía le aprieta el rostro con su rodilla. Se puede ver que corre un charco de sangre por el brazo cuando Harris se alarma: “¡Dios mío! Pierdo mi respiración”. “¡A la mierda tu aliento!”, le dice un policía que lo está sometiendo. Y le ordena: “¡Cállate la boca!” Según el diario local Tulsa World, Robert Bates es dueño de una empresa de seguros y se convirtió en oficial de reserva de la unidad de combate a crímenes violentos en 2008. Desde ese entonces regaló “miles de dólares” en material a la oficina de policía, entre éste “vehículos, armas y tasers”. La página en línea del rotativo recordó que un oficial de reserva no puede ser asignado a una detención ya que su papel se limita a “tomar notas, realizar contra vigilancia o cosas así”. El sheriff de Tulsa, Stanley Glanz, aseveró en entrevista con medios locales que Bates era un amigo de mucho tiempo y que cometió un “error”, al añadir: “¿Cuántos errores se cometen en cuartos operativos cada semana? “Tuvo razón de sacar su pistola cuando el hombre huyó”, subrayó el sheriff, al insistir en que el evento no tenía nada que ver con otros asesinatos de hombres negros desarmados por parte de la policía en Estados Unidos. El pasado 4 de abril, Michael Slager, un oficial de la policía de North Charleston, en Carolina del Sur, fue grabado al momento de asesinar a un hombre afroamericano, Walter Scott, con ocho disparos en la espalda, mientras el hombre desarmado estaba huyendo. En su camino al trabajo, un barbero grabó la escena y la subió a Internet. Éste fue visto más de un millón de veces en YouTube y desembocó en una ola de protestas. Las autoridades detuvieron a Slager el pasado martes y lo inculparon por el delito de homicidio. En 2014, otros videos amateurs revelaron los asesinatos de tres afroamericanos en distintas ciudades de Estados Unidos y revivieron el debate del racismo y de la violencia policiaca contra las minorías. En agosto pasado, el asesinato extrajudicial de Michael Brown por policías de la ciudad de Ferguson, Missouri, y la posterior decisión de la justicia de no conocer del caso provocó enfrentamientos violentos durante varios días entre policías y protestantes. En noviembre pasado, la policía de Cleveland, Ohio, disparó contra Tamir Rice, un niño de 12 años quién jugaba con un arma de plástico en la calle. Y durante el pasado mes de febrero, policías de los estados de California, Washington y Texas asesinaron a tres ciudadanos mexicanos desarmados: Ernesto Javier Canepa Díaz, Antonio Zambrano Montes y Rubén García Villalpando.  

Comentarios