Critica HRW inacción de la UE para frenar pérdida de vidas en el Mediterráneo

miércoles, 15 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La inacción de la Unión Europea (UE) ante la tragedia que representa la peligrosa travesía del Mediterráneo por parte de miles de migrantes en embarcaciones precarias “ha cobrado vidas”, denunció hoy la organización Human Rights Watch (HRW), al recordar que “en lo inmediato el imperativo humanitario de la UE es salvar vidas”. Entre el 10 y el 13 de abril, más de 400 personas fallecieron en el Mar Mediterráneo durante su intento por alcanzar las costas europeas, estimó la organización Save The Children Italia, y añadió que el pasado fin de semana las autoridades europeas rescataron a más de 7 mil personas en el mar, 317 de los cuales eran menores no acompañados. Las autoridades ya encontraron 11 cuerpos, por lo que la UE debería “llevar a cabo una gran operación de búsqueda y de rescate”, urgió HRW, luego de aseverar que “el número, ya insoportable, de vidas perdidas, aumentará si la UE no actúa desde ahora”. Según el Alto Comisionario de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), el Mediterráneo es la zona más letal para los migrantes a nivel internacional, ya que en 2014 más de 3 mil 200 fallecieron durante la peligrosa travesía, generalmente a bordo de embarcaciones inadecuadas y sobrecargadas de pasajeros. La misma institución reportó que en los primeros meses de 2015, el número de muertos se elevó a más de 500, lo que representa una cifra 30 veces superior a la del mismo periodo del año pasado. Ante la amplitud de la tragedia, HRW responsabilizó a la agencia de la Unión Europea responsable de las fronteras externas, Frontex, que en noviembre de 2014 instrumentó la Operación Tritón, un operativo de vigilancia marítima dotado de un presupuesto insuficiente y cuyo principal mandato consiste en reforzar el control de las fronteras y no los trabajos de rescate. Asimismo, la organización criticó las medidas que la UE considera para frenar la ola de migración a través del Mediterráneo. Entre esas políticas HRW señaló que la UE quiere “externalizar el control de su frontera” en los países de origen y de tránsito de la migración, con el fin de desincentivar las salidas. También busca incrementar la ayuda financiera a “países extremadamente represivos como Eritrea”, una de las principales naciones de origen de los solicitantes de asilo, “sin ninguna prueba de reformas en materia de derechos humanos”. “Las primeras indicaciones respecto a las intenciones (de la UE) ponen a pensar que en vez de construir una capacidad para proteger, el acento será puesto sobre el reforzamiento y la externalización de los mecanismos de contención con el fin de impedir las salidas”, deploró. HRW también denunció “la retórica política tóxica sobre la inmigración” que se expandió en los distintos países de la UE y generó una “ausencia evidente de voluntad política” para ayudar a Italia en la tarea de rescate de los náufragos.  

Comentarios

Otras Noticias