Asesinaron a 88 defensores del medio ambiente en Latinoamérica en 2014: ONG

martes, 21 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- América Latina fue la región donde más asesinatos se cometieron en 2014 en contra de activistas que defienden el medio ambiente: 88, equivalente a tres cuartas partes de los registrados en todo el mundo, sostiene el reporte titulado ¿Cuántos más? realizado por la organización internacional Global Witness. De acuerdo con este informe, de esos 88 activistas medioambientales asesinados, tres eran mexicanos. Se trata de Ramón Corrales Vega, expresidente del comisariado ejidal de Cajón de Cancio, Sinaloa, opositor a la minera china Paradox Global Resources, asesinado el 22 de mayo. Atilano Román Tirado, del movimiento de desplazados de la presa Picachos, también en Sinaloa, asesinado en una cabina de radio el 11 de octubre. Y el indígena nahua Antonio Esteban Cruz, opositor a proyectos hidroeléctricos en Cuetzalan, en la Sierra Norte de Puebla, asesinado el pasado 4 de junio. El informe de Global Witness resalta igualmente el caso de Honduras, pues es el país más letal per cápita: 12 ejecuciones en 2014. Pone como ejemplo los asesinatos de tres colaboradores de la activista Berta Cáceres, quienes se oponían a la construcción  de la presa Agua Zarca en el río Gualcarque. También destaca que el 1 de septiembre de ese año fueron encontrados en Perú los cuerpos del líder tribal Edwin Chota y sus colaboradores Jorge Ríos Pérez, Leoncio Quinticima y Francisco Pinedo, defensores del llamado “bosque de agua”. El hallazgo de los cuerpos se hizo tres meses antes de que la capital, Lima, albergara la conferencia de cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según el informe, Brasil supera a Honduras en cantidad con 29 asesinatos, seguido de Colombia con 25. Además, en Perú fueron asesinados nueve activistas, en Guatemala cinco, en Paraguay tres y en Ecuador y Costa Rica uno. El informe ofrece un dato revelador: 40% de las víctimas pertenece a algún pueblo indígena. Advierte que el total de homicidios en contra de defensores del medio ambiente (116 personas)  es el doble que el de los periodistas asesinados. “Cada semana son asesinadas al menos dos personas por tomar posición en contra de la destrucción medioambiental”, dice el informe. Y destaca las formas de asesinato: “A algunos les dispara la policía durante protestas, otros son buscados por asesinos. Mientras que las compañías buscan nuevas tierras para explotar, cada vez más personas pagan el último precio por oponerse”. También muestra una gráfica donde identifica cinco ramos contra los que se oponían los ambientalistas: minería y actividades extractivas, agua, negocios agroindustriales y explotación forestal, todo enmarcado por “disputas por territorio”. La ONG detalla la dificultad de hacer un conteo exacto: “Muchos de los asesinatos que conocemos ocurren en villas remotas o adentro en la jungla, donde las comunidades no tienen acceso a comunicación o a los medios. Sospechamos que hay más asesinatos”.  

Comentarios