Condenan al expresidente de Egipto a 20 años de prisión

martes, 21 de abril de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Mohamed Mursi, expresidente de Egipto y líder de la Hermandad Musulmana fue sentenciado a 20 años de prisión por violencia, secuestro y tortura vinculada con la muerte de manifestantes durante las protestas de 2012. Junto con Mursi fueron condenados 12 hombres más por los mismos delitos aunque todos fueron absueltos de las acusaciones de asesinato, delito que conlleva la pena de muerte. La condena fue transmitida en vivo por televisión. Mursi apareció de pie en una jaula en la corte mientras el juez Ahmed Sabry Youssef leía la sentencia en su contra y de los otros 12 miembros de la hermandad, entre ellos Mohamed Beltagy y Essam Erian. Tras la sentencia, el abogado de algunos de los acusados informó que apelarán de la sentencia, en tanto que los acusados gritaron a coro “Dios es el más grande”, como un gesto que simboliza la resistencia a las medidas del Estado contra los islamitas. El de hoy es el primer dictamen que se resuelve contra Mursi pero enfrenta cargos en cuatro casos más que incluyen filtrar secretos a Qatar, conspirar con el grupo militante palestino Hamas para desestabilizar Egipto y organizar una fuga de prisión durante el levantamiento de 2011 contra Hosni Mubarak. Amnistía Internacional (AI) pidió en un comunicado que Mursi vuelva a ser juzgado en un tribunal civil o que sea liberado y calificó el fallo de la corte como una “farsa de justicia” que “destroza cualquier ilusión restante de independencia e imparcialidad en el sistema penal judicial de Egipto". Mursi fue el primer presidente de Egipto elegido libremente. Inició su mandato el 30 de junio de 2012 y el 23 de noviembre estallaron las primeras protestas en Egipto, que siguieron hasta diciembre, como respuesta contra la nueva ley que concentraba nuevos poderes en la figura del presidente, como inmunidad legal para su persona, por ejemplo. La nueva ley fue considerada por sus opositores como “dictatorial” y estallaron protestas masivas en muchas ciudades de Egipto. El 3 de julio de 2013 fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por Abdel Fattah Sisi, entonces comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Egipto y actual presidente de Egipto.

Comentarios