Decretan estado de emergencia tras disturbios raciales en Baltimore

lunes, 27 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El funeral de Freddie Gray, el afroamericano que falleció de una lesión vertebral mientras estaba bajo custodia policial, provocó una ola de violencia que obligó al gobernador de Maryland, Lary Hogan, declarar el estado de excepción y a activar la Guardia Nacional para contener los disturbios. Además, la alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, decretó el toque de queda a partir de las 22:00 horas de este martes hasta las 05:00 horas del día siguiente. En rueda de prensa, la alcaldesa llamó “matones” a los residentes que saquearon negocios en vecindarios de la ciudad, y anunció que se destinarán todos los recursos policiales para restablecer la calma. Decenas de manifestantes saquearon locales y se enfrentaron con policías de Baltimore afuera de un centro comercial horas después del funeral de Gray. Al menos siete uniformados resultaron heridos, algunos de ellos sufrieron fractura de huesos y uno perdió el conocimiento. Además una patrulla fue destruida informó el capitán Eric Kowalczyk. Un helicóptero sobrevoló la zona mientras manifestantes incendiaban automóviles y al menos una tienda. Imágenes de la televisión mostraron a decenas de personas lanzando ladrillos, piedras y otros objetos a contra policías que portaban equipo antimotines. Algunos oficiales utilizaron gas pimienta en un esfuerzo por contener a los saqueadores. Gray falleció el 19 de abril, en circunstancias poco claras días después de su encuentro con la policía. Sus exequias se llevaron  a cabo en una repleta Iglesia Bautista, New Shiloh, con capacidad para dos mil 500 personas. Decenas de ellos desfilaron frente al féretro de Gray antes de que comenzaran los servicios. Al inicio de la ceremonia, Bill Murphy, abogado que representa a la familia de Gray, recibió una ovación de pie cuando pidió a los seis policías que arrestaron a Gray que expliquen públicamente lo sucedido. “Este es el momento de que escuchemos la verdad. El momento de hacer lo correcto”, dijo el abogado desatando la ovación de los presentes. Mientras se desarrollaba el funeral, la policía informó a través de un comunicado que el departamento recibió una “amenaza creíble” de que tres pandillas “notablemente violentas” estaban formando una alianza para “eliminar” a oficiales de la ley. La muerte de Gray es la más reciente en medio de un debate nacional sobre el uso de la fuerza por parte de la policía, en particular contra los afroamericanos. Su muerte ha aumentado las tensiones entre los habitantes y la policía. Son repetidas las escenas en que personas levantan las manos en señal de rendición cuando ven que se acerca un policía.