Obama reprueba actos violentos de protestas en Baltimore

martes, 28 de abril de 2015
Washington (apro).- El toque de queda y estado de emergencia declarado en la ciudad de Baltimore ante las manifestaciones violentas del lunes por la noche, después del sepelio del joven afroamericano Freddie Gray, quien murió misteriosamente a manos de la policía, obligaron al presidente Barack Obama a recriminar los actos virulentos de jóvenes negros. “No hay excusa por este tipo de violencia que vimos ayer”, declaró durante una conferencia de prensa conjunta con el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, en la Casa Blanca. “Es contraproducente”, insistió Obama, para luego rematar: “Cuando individuos usan barra de metal y comienzan a destruir puertas para robar, no están protestando, no están manifestando una posición, están robando”. La reacción del presidente estadunidense se dio luego de que tras el sepelio de Gray, quien falleció a causa de una fractura de la espina dorsal cuando se encontraba bajo la custodia de policías de Baltimore, la semana pasada, jóvenes afroamericanos se enfrentaron violentamente a las fuerzas policiales. Los enfrentamientos violentos que se extendieron toda la noche, además de obligar a declarar toque de queda y estado de emergencia por parte de las autoridades locales, arrojó un saldo de 202 personas detenidas, 144 automóviles destrozados y 17 edificios (tiendas) saqueados e incendiados. Este martes las manifestaciones de jóvenes afroamericanos, aunque ahora mezclados con jóvenes sajones y latinos, fueron pacíficas, como las que se iniciaron originalmente ayer. Miles de policías y la Guardia Nacional mantenían un cerco muy cerrado en torno de los manifestantes, quienes exigen una explicación creíble respecto del caso de Gray, y que los policías que lo detuvieron sean sometidos a un juicio por el delito de asesinato y abuso de la fuerza. “A Freddie le rompieron la espina dorsal y lo mataron. Nosotros quebramos ventanas que se pueden reparar”, gritaban los jóvenes manifestantes este martes, en referencia a lo ocurrido el lunes por la noche en Baltimore, ciudad ubicada a unos cuantos kilómetros de la Casa Blanca. Al abordar el tema, el presidente Obama reiteró que el Departamento de Justicia ya inició una investigación para determinar que ocurrió en el caso de Gray, y prometió que se aclararán las circunstancias. Baltimore es una de las ciudades más pobres de Estados Unidos, donde la comunidad afroamericana es la más afectada por estas circunstancias económicas. La parte Oeste de Baltimore, donde fue precisamente arrestado Gray y se desataron las protestas, es también una de las más afectadas por el problema de la venta de drogas.

Comentarios