Segunda caja negra revela que copiloto de Germanwings aumentó la velocidad

viernes, 3 de abril de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- La segunda caja negra del avión A320 de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses el pasado 24 de marzo, revela que el copiloto Andreas Lubitz aumentó de manera deliberada la velocidad del descenso antes de precipitar la aeronave con 150 personas a bordo. “Una primera lectura revela que el piloto presente en la cabina utilizó el piloto automático para que el avión descendiera hacia una altitud de 100 pies (unos 30 metros) y que, varias veces a lo largo del descenso, modificó el reglaje para aumentar la velocidad del avión”, indicó en un comunicado la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) de Francia. La segunda caja negra del A320 fue hallada ayer en el lugar del impacto y trasladada por la noche a la sede en París del BEA, encargada también de examinar la primera caja, que registró las conversaciones en cabina, precisó la agencia EFE. De acuerdo con el organismo, el examen de esa segunda caja inició desde su llegada al centro, y los expertos prosiguen su análisis para establecer el “desarrollo de facto” de ese vuelo entre Barcelona y Dusseldorf. Este segundo dispositivo, que técnicamente se denomina Flight Data Recorder (FDR), registra los parámetros técnicos durante las últimas 25 horas de trayecto, tales como la velocidad, la altitud y el modo de pilotaje. Dicha caja, ennegrecida por el fuego, fue hallada por una integrante del Pelotón de Alta montaña de la Gendarmería Nacional en una zona ya explorada con anterioridad. Según la Fiscalía de Marsella, estaba “totalmente enterrada”, lo que hasta ahora había dificultado su hallazgo. Para el fiscal Brice Robin, encargado del caso, el dispositivo aporta un complemento “indispensable” para esclarecer los hechos y completar la información contenida en la primera caja, en la que ya se había perfilado una acción voluntaria del copiloto, el alemán Andreas Lubitz, de 27 años de edad, quien años atrás sufrió un “episodio grave de depresión”. La Fiscalía de Dusseldorf informó ayer que antes de subirse al avión, el pasado 24 de marzo, el copiloto buscó cómo suicidarse, así como posibles métodos para hacerlo y los mecanismos de seguridad de la cabina. Es decir, cómo bloquear la puerta. La información se dio a conocer tras analizar las búsquedas realizadas por el copiloto en su 'tablet' entre el 16 y el 23 de marzo, en los días previos a que se estrellara el Airbus 320 de Germanwings. En esos mismos días, Lubitz también buscó todo lo relativo a las medidas de seguridad de la cabina de vuelo: miró "durante varios minutos" cómo bloquear las puertas, así como toda la información necesaria para encerrarse y no dejar entrar a nadie. El pasado 31 de marzo, Lufthansa informó en un comunicado que Lubitz interrumpió su formación como piloto durante varios meses y que en 2009 los retomó tras informar que había superado la depresión. Ese nuevo dato fue enviado por la aerolínea alemana a la Fiscalía de Düsseldorf tras realizar investigaciones sobre la formación de Lubitz y su historial médico, que incluye un intercambio de correos electrónicos de la escuela de vuelo y el copiloto, cuando éste iba a retomar su formación. En dichos correos Lubitz facilitaba documentos médicos que reflejaban que había superado ese episodio grave de depresión. Lufthansa subrayó que tras esa pausa de varios meses, los médicos emitieron el respectivo certificado médico que declaraba a Lubitz “apto” para volar.

Comentarios