Tensión por caso Venezuela enmarca Cumbre de las Américas

PANAMÁ (apro).- Con tensiones entre delegados, el pronunciamiento de 26 expresidentes latinoamericanos para que se libere a “presos políticos” en Venezuela y la expectativa de más anuncios respecto de la nueva relación Estados Unidos-Cuba, la Cumbre de las Américas se aproxima a su plenaria con un fracaso anticipado: Aunque se espera que los jefes de Estado del continente alcancen diferentes acuerdos en materia de cooperación y políticas sociales, el cónclave no tendrá declaración conjunta final, debido a que ha escalado la tensión entre Estados Unidos y Venezuela. Durante la reunión de cancilleres de los Estados participantes, las discusiones en torno a la sanciones sobre Venezuela ocuparon un amplio espacio del debate. La cancillería venezolana pedía incluir un pronunciamiento sobre el levantamiento de las sanciones que el gobierno estadunidense le impuso en marzo pasado y, ante la resistencia del gobierno de Barack Obama, hoy, para zanjar la situación, los cancilleres decidieron que sólo emitirán un informe final de los acuerdos, sin declaración conjunta. Hasta hace unos días había amplias expectativas en el contexto de la cumbre, por la nueva relación diplomática entre Estados Unidos y Cuba, que la prensa internacional califica como un “deshielo”, en principio por las acciones de entendimiento que han avanzado en las últimas semanas. La Cumbre de las Américas tenía inclusive una condición simbólica, por ser la primera vez que Cuba participa en el encuentro, de manera que el uso del vocablo “deshielo” es indicativo del último reducto de la Guerra Fría. El centro de atención se anticipó con la salida de Cuba como país patrocinador del terrorismo, anunciada en las últimas 24 horas y que se formalizará durante el encuentro, con el gobierno de Raúl Castro aceptando que el bloqueo económico se levante en una segunda etapa, no sin advertir que el tema es indispensable para la normalización de las relaciones. Pero el asunto se desplazó para ceder terreno a Venezuela, cuyo presidente, Nicolás Maduro, consiguió que su homólogo venezolano, Evo Morales, firmara en Caracas el rechazo a las sanciones sobre Venezuela. Maduro se propone entregar un paquete de más de 10 millones de firmas durante la cumbre, exigiendo al mandatario estadunidense, Barack Obama, la derogación del decreto de sanción emitido a principios de marzo. Y ese fue el punto más ríspido de la reunión de cancilleres realizada hoy. Temprano, la agencia española Efe informó de las declaraciones de Obama, aclarando que su país no considera amenaza a Venezuela ni las acciones pretenden generar inestabilidad política. Las sanciones, justificó, “iban dirigidas a disuadir la violación de derechos humanos y la corrupción”, para luego expresar que su gobierno está abierto a “un diálogo directo”. Obama abundó en que Venezuela enfrenta “retos enormes”, y señaló que subsiste la persecución política y continúa “la erosión de derechos humanos”. Mientras Obama declaraba que el continente no podía guardar silencio ante lo que ocurre en Venezuela, 24 expresidentes latinoamericanos y dos españoles emitieron en esta ciudad un documento intitulado “Declaración de Panamá”. El posicionamiento denuncia “una grave alteración democrática y constitucional” en Venezuela, y reclama la liberación de “presos políticos”. Entre los firmantes aparecieron los mexicanos Vicente Fox y Felipe Calderón. “Abajo la gusanera” En Panamá, lo que ocurre en las cúpulas del poder se reproduce con mayor o menor fuerza en las delegaciones. En espera del arribo de los jefes de Estado, desde ayer, la primera protesta cubana ocurrió durante la ceremonia inaugural del Foro Sociedad Civil, uno de los cuatro que se desarrollan en el marco de la cumbre. Los cubanos repudiaron la presencia de organizaciones anticastristas, a las que calificaron de mercenarias, con gritos de “abajo la gusanera”. Este jueves, unos y otros incluso llegaron a los golpes, cuando un grupo de personas identificadas como cubanos exiliados arremetieron con integrantes de la sociedad civil de la isla, que fue resuelto por una leve intervención policiaca. En esas condiciones, esta tarde inició el arribo de comitivas presidenciales con la llegada de Luis Guillermo Solís, de Costa Rica; Horacio Cartes, de Paraguay; el uruguayo Tabaré Vázquez, y el dominicano Danilo Medina. También el cubano Raúl Castro; el colombiano Juan Manuel Santos y el mexicano Enrique Peña Nieto.

Comentarios