Copiloto que estrelló avión en los Alpes ensayó maniobra suicida

miércoles, 6 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Antes de estrellar un avión de Germanwings en los Alpes franceses, el 24 de marzo pasado, el copiloto Andreas Lubitz, ensayó el descenso de altitud del avión en el vuelo de ida entre Dusseldorf, Alemania, y Barcelona, España, la ruta que cubrió el día de la tragedia. La información fue publicada por el diario alemán Bild y confirmada por la Oficina francesa de Investigación de Accidentes Aéreos (BEA por sus siglas en francés). “Varias selecciones temporales de altitud a 100 pies habían sido registradas en el curso del descenso del vuelo anterior al del accidente, mientras que el copiloto estaba solo en el puesto de pilotaje”, indicó en un informe la BEA, organización oficial francesa que se encarga de investigar los accidentes aéreos. Durante el vuelo de ida Lubitz repetió esa acción, pero sin “efecto importante” sobre el vuelo, comentó a la prensa Rémi Jouty, el director de la BEA. Jouty ratificó además que el copiloto del avión de Germanwings estrelló voluntariamente el aparato en los Alpes franceses. “El copiloto del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes  comandó intencionalmente la caída del avión hasta la colisión” del aparato en el suelo, afirmó la BEA. Lubitz, abundó, “reguló intencionalmente las consignas del piloto automático para comandar una caída del avión hasta la colisión con la montaña”, subrayó la agencia francesa en su informe. Dicho informe sobre las causas del accidente aún no es definitivo pero confirma la tesis mantenida por la Procuraduría de Marsella, sur de Francia, que acusó al copiloto Germanwings de estrellar voluntariamente el avión en los Alpes. El hallazgo de la segunda caja negra del avión A320 de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses reveló que el copiloto aumentó de manera deliberada la velocidad del descenso antes de precipitar la aeronave con 150 personas a bordo. Dentro de las investigaciones la fiscalía alemana de Dusseldorf  confirmó que Lubitz, de 27 años, recibió terapia debido a que padecía tendencias suicidas.