Bangladesh: Asesinatos de blogueros

viernes, 5 de junio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos colaboradores del blog bengalí Mukto-Mona (Mente Libre) han muerto a machetazos en lo que va de 2015. Con ellos, suman nueve los blogueros asesinados en Bangladesh desde febrero del 2013, cuando la Red de Blogueros y Activistas convocó en redes sociales a protestas masivas para pedir mayores penas en contra de islamistas, juzgados entonces por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la Guerra de Liberación de 1972. En un texto escrito expresamente para Apro, el moderador de Mukto-Mona, quien oculta su nombre por cuestiones de seguridad, explica que no hay nada definido sobre los motivos de los asesinatos y que incluso no se han realizado las investigaciones correspondientes para esclarecer los homicidios más recientes: el del fundador de Mukto-Mona, Avijit Roy, el pasado 26 de febrero, y de Ananta Bijoy Das, el 12 de mayo. Si bien dos estudiantes de una escuela islámica fueron encarcelados por la muerte del bloggero independiente Oyasiqur Rahman Babu el 30 de marzo, ambas detenciones no fueron realizadas por la policía, sino por testigos del asesinato. Peor aún, la policía todavía no ha hecho público alguna pista o información obtenida de los culpables. El pasado 3 de mayo, Asim Umar, vocero de Al-Qaeda en el Subcontinente Indio (AQIS, por sus siglas en inglés), asumió la responsabilidad mediante un video por el asesinato de Avijit Roy y también de otros dos bloggeros independientes: Oyasiqur Rahman Babu y Rajeeb Haider. “Creemos que es parte de un plan más amplio para silenciar a las fuerzas seculares dentro de Bangladesh y dar lugar a un movimiento islámico”, escribe el moderador de Mukto-Mona. También advierte que si bien los blogueros asesinados son ateos, en el futuro habrá ataques contra otras figuras públicas seculares que no son necesariamente ateas. "Están muriendo uno a uno, en intervalos regulares. Ahora los están matando cada mes. Tal vez lo hagan semanalmente", alertó Arif Jebtik en su muro de Facebook a propósito del asesinato de Ananta Bijoy Das. "La gente se lamentará un poco de la muerte. Silencio por todos lados. Habrá una burla demoniaca de algunos perversos, y todo mundo esperará por el siguiente homicidio. En este país cada muerte es un incidente aislado”, escribió Jebtik. Antes de morir, Anantas había escrito en su página de Facebook: “Cuando Avijit Roy fue asesinado, la policía estaba parada al lado viendo el espectáculo. Los asesinos se fueron descaradamente después del acto. La policía dijo que no habían sido negligentes en su deber. Quisiera saber entonces cuál es su deber”. El bloguero Haseeb Mahmud escribió: “La responsabilidad de la policía está en cuestión. Es ingenuo creer que los asesinos de Ananta Bijoy serán atrapados pronto y comenzará un juicio. Nuestra prerrogativa es no detenernos al escribir incluso si nos enfrentamos a flamantes machetes”. Morir a machetazos “Si dejamos de escribir, ellos ganan”. Con esta frase, el bloguero Haseeb Mahmud se refirió a su deber de mantener el ejercicio de su labor. El blog Mukto-Mona –que se dedica a subir a la red artículos de análisis, ensayos y debates sobre diversos temas--, se describe así: “Una congregación a través del Internet de librepensadores, racionalistas, escépticos, ateos y humanistas de ascendencia bengalí y del sudeste asiático que está regada por todo el globo”. Su misión, dice su página web, es la promoción de la ciencia, el racionalismo, el secularismo, el libre pensamiento, los derechos humanos, la tolerancia religiosa; “la armonía entre las personas del mundo”. Según el texto enviado a Apro, criticar la religión no es la única razón para que los grupos islamistas ataquen a blogueros y escritores. Los blogueros han participado en movimientos seculares como el Gonojagoron Moncho en 2013, lo que definitivamente es uno de los móviles para los asesinatos. El editorial “¿Por qué matan a machetazos a blogueros en Bangladesh?”, publicado por la BBC el 15 de mayo --tres días después del asesinato de Ananta Bijoy Das--, sostiene que "los asesinatos tienen todos un patrón de ataque similar". Las víctimas son hombres jóvenes, ateos, estudiosos, han participado en movilizaciones, y tienen acceso a Internet”. Tanto Roy como Das participaban en Gonojagoron Moncho, creado para pedir la pena capital contra Abdul Quader Mollah, miembro de las milicias pro-pakistaníes Al-Badr, y para otros convictos por crímenes de lesa humanidad durante la guerra de 1972, en la que murieron entre 200 mil y un millón de personas, aparta de que 250 mil mujeres fueron violadas. Los acusados de crímenes de lesa humanidad eran miembros de Jamaat-e-Islami, partido musulmán que se opuso a la independencia de Pakistán. Los miembros de Gonojagorn Moncho también pidieron que este partido fuera prohibido, lo que ocurrió el 1 de agosto de 2013. La Suprema Corte de Bangladesh argumentó que Jamaat-e-Islami había promovido la violencia en contra de minorías religiosas, llamaba a la reunificación con Pakistán y había causado la expulsión de 20 millones de no musulmanes del país. Contra este partido se originó el movimiento Shahbagh, raíz de Gonjagoron Moncho, que logró convocar a masivas protestas en febrero de 2013. Once días después de que inició la protesta, Ahmed Rajib Haider, uno de los blogueros convocantes y activista del movimiento, fue asesinado con machete y ahorcado afuera de su hogar. Cuatro meses antes de que fuera ilegalizado, el Jamaat-e-islami y otras facciones musulmanas entregaron al gobierno una lista de 84 blogueros que identificaban como “ateos” y pedían pena de muerte contra ellos por “insultar la religión”. Ese mes fueron arrestados por el gobierno Subrata Adhikari Shuvo, Mashiur Rahman Biplob, Rasel Parvez y Asif Mohiuddin. Posteriormente fueron liberados. Los ataques contra sectores seculares en Bangladesh tienen su raíz en la guerra civil. Las milicias Al-Badr apoyadas por Jamaat-e-Islami hicieron una masacre de intelectuales en Dhaka el 15 de diciembre de 1971. Estos intelectuales promovían la creación de un Estado secular bengalí La tensión no ha bajado desde la prohibición de Jamaat-e-Islami en 2013. Sus militantes han realizado diversos ataques con bombas en contra de edificios públicos. Sajeeb Ahmed Wazed Joy, el hijo del premier Sheik Hasina, dijo en conferencia de prensa que no dicen nada porque “no quieren ser vistos como ateos”. Organizaciones como Hizb ut-Tahrir y Hefazat-e-Islam promueven el asesinato de ateos que protestaban en contra del Islam político, de acuerdo con la nota “Tercer blogguero ateo asesinado en Bangladesh con cuchillo”, publicado por el diario inglés The Guardian el pasado 12 de mayo. Los Charlie Hebdo de Bangladesh Después de las muertes de Avijit Roy Ananta Bijoy Das se realizaron protestas de varios cientos de personas. La poeta en el exilio Taslima Nasreen publicó en Freethoughtblogs un poema que Das le escribió hace algunos meses: “Si violas su fatwa, sus ojos rojos y edictos/ serás decapitado /en el este, norte, sur, donde quiera que estés /Han comprado todo, las armas, los músculos, los jueces, los medios / Aun así, un fuego debe arder en algún lugar, el fuego de la protesta”. El moderador de Mukto-Mona sigue preocupado por el poco apoyo que han tenido fuera de Bangladesh. El 12 de mayo, el blog publicó un artículo de opinión titulado: “¿No hay solidaridad con los Charlie Hebdos de Bangladesh? El texto habla de que no hubo manifestaciones en otras capitales del mundo, expresiones de líderes mundiales a favor de las víctimas ni siquiera un hashtag para expresar la indignación. “¿Será porque Sylhet no es París?”, ironiza el artículo. El gobierno suizo rechazó dar a Das una visa cuando PEN Internacional de Suiza lo invitó para discutir la persecución contra los ateos en su país. PEN International de Suiza, mediante un comunicado de prensa publicado el día del asesinato del bloguero, explicó que su embajada rechazó otorgarle la visa para asistir a una conferencia de prensa para hablar sobre libertad de expresión en su país, debido a que pensaba podría pedir asilo en Europa. PEN se disponía a apelar la decisión. Y en ese contexto se produjo el asesinato. La organización civil Unión Humanista y Ética Internacional (IHEU, por sus siglas en inglés) explicó también en un comunicado de prensa que Das se había puesto en contacto con ellos, luego de los asesinatos de Avijit y Qashiqur, para encontrar alguna forma de salir del país. “Creemos que la comunidad internacional debería estar más preocupada por las atrocidades cometidas en nombre de la religión en contra de escritores seculares humanistas en Bangladesh”, dice a Apro el moderador de Mukto-Mona. “Necesitamos continuar, pero por supuesto aumentar la seguridad de nuestros colaboradores y ser secretos y tácticos”. “Si la embajada sueca en Dhaka hubiera aceptado la petición de Ananta Bijoy, él ahora no estaría muerto”, lamenta.

Comentarios