Parlamento griego avala un segundo paquete de reformas

miércoles, 22 de julio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Después de una amplia sesión de debate, el Parlamento griego avaló esta noche, con 230 votos a favor, el segundo paquete de medidas que elaboraron los líderes europeos y los acreedores de Grecia, y que se comprometió a aprobar el gobierno de izquierda del primer ministro Alexis Tsipras. La mayoría de los 68 votos en contra o de abstención provinieron del partido gubernamental Syriza, ya que 36 diputados decidieron no apoyar al jefe de gobierno quien, más temprano en el día, reiteró que “no cree” en los acuerdos firmados con los acreedores, pero anunció que “no seremos cobardes y llevaremos con determinación las batallas que tenemos adelante”. “Hemos hecho elecciones difíciles y ahora nos tenemos que adaptar a la nueva situación”, exhortó el primer ministro al plantear que las opciones para Grecia consisten en una salida del euro –el “Grexit”–, una bancarrota o la aplicación de un programa de austeridad. De acuerdo con Tsipras, los acreedores de Grecia –el Banco Central Europeo (BCE), Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)–, junto con los jefes de Estado y de gobierno de los integrantes de la zona monetaria, “no dejaron otra opción” a Grecia que la de aceptar sus condiciones. A raíz de la aprobación del acuerdo, el gobierno griego reformará la justicia civil, reforzará la liquidez de los bancos –garantizará los depósitos hasta un valor de 100 mil euros– y establecerá las bases para facilitar la expulsión de sus casas a los griegos endeudados con créditos hipotecarios. Más temprano en el día, el recién nombrado ministro de Finanzas, Euclide Tsakalotos, exhortó a los parlamentarios a aprobar el texto ya que, recordó, la aprobación de las nuevas medidas era la condición para negociar un nuevo plan de préstamo de aproximadamente 80 mil millones de euros. El gobierno griego tiene todavía dos deudas que rembolsar hasta el próximo mes de septiembre, uno de 3 mil 190 millones de euros a la BCE antes del 20 de agosto y otra, de mil millones y medio de euros, al FMI. Los sindicatos, entre ellos el Adedy, principal agrupación de los funcionarios, organizaron manifestaciones en las calles de Atenas y se reunieron en la plaza Syntagma, ubicada enfrente del recinto del Parlamento. Escasos enfrentamientos estallaron durante la noche. Precedente Este segundo plan de medidas fue aprobado justo una semana después que un primer paquete de medidas de austeridad, muy severas, se votara en el recinto legislativo. Tras un debate muy tenso, en la madrugada del jueves 16 el mismo Parlamento, con 229 votos a favor y 64 en contra, aprobó un programa de recortes en las pensiones y en el gasto público –a través de despidos de funcionarios, entre otros–, un aumento de impuestos y las privatizaciones de importantes sectores de la economía, como la producción de electricidad. Tsipras había pactado el acuerdo unos días antes con los líderes europeos, aunque el pueblo griego demostró su rechazo claro a las medidas de austeridad el domingo 5, durante el referéndum al que el propio Tsipras había convocado. Al defender el texto ante el Parlamento, el primer ministro enfrentó una ola de rechazo en su propio partido y, pese a sus esfuerzos para unificar a los suyos, 32 diputados de Syriza votaron en contra del acuerdo y seis se abstuvieron, lo que llevó Tsipras a reorganizar su gobierno al día siguiente. Así, el 17 de julio, expulsó de su gabinete el ministro Panagiotis Lafazanis, uno de los opositores al texto; sustituyó a la exministra Nadia Valavanis, quien renunció después de la votación, y reubicó a varios de los altos funcionarios en la misma administración. Los diputados inconformes con las negociaciones de un tercer plan de préstamo –entre ellos la presidenta del Parlamento, Zoe Konstantopulu– denunciaron los abusos constitucionales que representaron los dos paquetes de reformas estructurales en apenas una semana.  

Comentarios