Insiste Trump: "El gobierno mexicano es inteligente... está enviando a los malos"

jueves, 6 de agosto de 2015
WASHINGTON, (apro).- Donald Trump, el empresario multimillonario y candidato a la nominación presidencial por el Partido Republicano, llamó “estúpidos” a los líderes políticos y gobernantes de Estados Unidos para enfrentar el problema de la inmigración indocumentada procedente de México. Durante el debate con los otros nueve candidatos a la nominación presidencial, Trump fue cuestionado sobre si tenía evidencias de que el gobierno de México estaba enviando como inmigrantes indocumentados a violadores, narcotraficantes y criminales. “Los de la Patrulla Fronteriza dicen que esto es lo que está pasando, porque nuestros líderes políticos y gobernantes son estúpidos y el gobierno mexicano es inteligente… está enviando a los malos”, soltó Trump. El debate celebrado en la Arena Quick Loans, en Cleveland, Ohio, se tornó un espectáculo totalmente aderezado con las declaraciones escandalosas de Trump, especialmente en el tema de la inmigración indocumentada. El magnate dijo que, gracias a él, el problema de la inmigración indocumentada ahora es un aspecto importante entre los candidatos que buscan la Casa Blanca. “Tenemos que construir una barda en la frontera y rápido”, sugirió el multimillonario, quien hace unas semanas al anunciar su candidatura a la nominación presidencial republicana acusó que la inmigración indocumentada mexicana en Estados Unidos estaba integrada por “delincuentes, traficantes de drogas y violadores”. Además, subrayó que de ganar la Presidencia, obligaría al gobierno de México a cubrir los gastos de la construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos. El debate, que solamente incluyó a 10 de los 17 candidatos a la nominación presidencial republicana, colocó a Trump como el centro de atracción del evento. Jeb Bush, exgobernador del estado de Florida, contrarrestó las declaraciones de Trump en materia migratoria. “Quiero que los inmigrantes indocumentados que están en Estados Unidos regularicen su situación migratoria, pero tenemos que controlar mejor la frontera… ser más estratégicos”, acotó Bush, hijo y hermano de los expresidentes George H.W. Bush, y George W. Bush, respetivamente. El exgobernador de Florida anotó que, de ganar la Presidencia, abordaría el problema de la inmigración indocumentada sin que la solución sea una amnistía, sino por medio de una regulación que contenga el pago de multas y la obligación de que los beneficiados hablen inglés y cumplan con las reglas tributarias del país. “Arreglaremos esto de una vez por todas”, sentenció Bush. Los aspirantes, Trump, Bush, los senadores Ted Cruz, de Texas; Marco Rubio, de Florida; los exgobernadores Mike Huckabee, de Arkansas; Scorr Walker, de Wisconsin; el neurocirujano afroamericano Ben Carson, y los gobernadores Chris Christie, de Nueva Jersey; Rand Paul, de Kentucky, y John Kasich, de Ohio, fueron seleccionados para el evento por ser los que cuentan con más respaldo electoral, de acuerdo con cinco encuestas nacionales. Transmitido por el canal de televisión Fox, y moderado por tres de sus presentadores, Crhis Wallace, Bret Bair y Megyn Kelly, el debate entre los republicanos fue claramente un acto de confrontación entre Trump, Bush y Hillary Clinton, la candidata a la nominación presidencial del Partido Demócrata, a quien los 10 aspirantes criticaron en ausencia. Desde el arranque del debate, que duró dos horas y fue transmitido a nivel nacional, Trump se apoderó del evento. Uno de los moderadores pidió a los 10 contendientes que levantara la mano quien no estuviera comprometido a jurar su respaldo a quien resultara ser el aspirante presidencial de su partido, ni a lanzarse como candidato independiente si perdía la contienda. Trump fue el único que levantó el brazo: “Quiero ganar como candidato republicano, pero no quiero perder la opción de ganar como independiente”, justificó el multimillonario. A más de año y medio de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, la contienda electoral arrancó con el debate republicano en Cleveland. Sin duda Bush, uno de los aspirantes a quien se le considera con más posibilidades de triunfo entre los republicanos, afirmó que de ganar la Presidencia, no gobernara con un programa político similar al de su padre o su hermano. En un ataque directo a Bush, Rubio fustigó que “esta elección es sobre el futuro y no sobre el pasado”. Al hablar sobre el asunto de la inmigración indocumentada, Rubio aprovechó el momento para ironizar haciendo referencia al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. “Para qué construir un muro si El Chapo construye túneles debajo de él”, puntualizó el senador por el estado de Florida. En este mismo tenor el senador por Texas, Ted Cruz, al hablar también en términos del narcotráfico, dijo que era “el cártel de (Barack) Obama” el que ofrecía amnistía a los inmigrantes indocumentados.

Comentarios