"No desobedecí, fue una rebelión democrática": Artur Mas

miércoles, 30 de septiembre de 2015
MADRID,(apro).- El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, negó este miércoles haber desobedecido la disposición del Tribunal Constitucional para que suspendiera la consulta sobre la independencia que su gobierno celebró el 9 de noviembre pasad Un día después de la imputación en su contra y a tres de la elección donde se impuso el voto soberanista, Mas dijo en una entrevista radiofónica que el acto del 9 de noviembre fue una “rebelión democrática”. “Legalmente no desobedecí, políticamente lo que hubo fue una rebelión democrática contra el Estado español: puse las urnas”, dijo. Reconoció que había una resolución del TC español que no permitía realizar la consulta, pero “sustituimos aquella consulta por una cosa que llamamos proceso de participación, que también fue recurrido y suspendido pero con un matiz, que es que tras esta suspensión preguntamos qué teníamos qué suspender exactamente y el Tribunal Constitucional no nos respondió”. Consideró que esta ofensiva judicial en su contra, “fue la reacción de un gobierno (español) herido en su orgullo, rabioso, que actúa a la brava e incapaz de diálogo”. Advirtió que la administración de Mariano Rajoy “hará todo lo posible para ver si se me puede cargar”. Mas habló sobre las dificultades que tiene Junts Pel Sí (Juntos por el Sí, en catalán) para conseguir la investidura como presidente de la Generalitat para la nueva legislatura. El principal obstáculo es que el partido anticapitalista Candidatura d´Unitat Popular (CUP) se niega a apoyarlo porque, asegura, Mas está vinculado a fuertes recortes a los ciudadanos catalanes y a los casos de corrupción de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC). El presidente en funciones del Govern catalán se defendió en la entrevista: “Lo que he hecho es administrar los recortes que impuso Madrid”. Y sobre los cuestionamientos de CUP, sólo respondió: “No hemos llegado aquí para estropearlo todo. Todos debemos entender que estamos en una etapa histórica, que tenemos una responsabilidad sin precedentes y que no podemos fallar”. Desde Madrid, el presidente Mariano Rajoy se deslindó de la resolución del Tribunal Supremo de Cataluña, que imputó a Mas. Al llegar al Congreso de los Diputados, señaló, “es injusto atribuirnos la imputación”.

Comentarios