Estrategia militar de EU ha dejado más de 6 mil 500 migrantes muertos en la frontera

lunes, 10 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).-Las estrategias de militarización empleadas desde 1998 por el gobierno de Estados Unidos en la frontera con México, han dejado un saldo de más de seis mil 500 inmigrantes indocumentados en ese lapso, denunció el Centro Colibrí para los Derechos Humanos, con sede en Tucson, Arizona. Al exponer sobre la muerte y desaparición de inmigrantes en la frontera, Precisó que la tercera parte de esas muertes, unas dos mil 400, ocurrió en la frontera de Arizona con México. Ante grupos reunidos en el “Encuentro en la frontera”, informó la agencia Notimex, el Centro Colibrí para los Derechos Humanos señaló que las estrategias de vigilancia establecidas por Estados Unidos en la frontera con México desde mediados de los 90 con el argumento de “prevención y desaliento”, no han desanimado a los inmigrantes a cruzar la frontera. “En vez de ello han canalizado las rutas de inmigración hacia áreas remotas y peligrosas del desierto, provocando que sus intentos de cruce sean más peligrosos y mortales”, alertó Reyna Airbi, representante del grupo. Las consecuencias de ello, subrayó, han sido un aumento importante de muertes de inmigrantes indocumentados. “Antes del 2000, el promedio de inmigrantes que morían cada año en la frontera de Arizona era de 12, sin embargo, del 2000 al 2014 el promedio se incrementó en más de 10 veces a unas 165 muertes por año”, lamentó Airbi. El desierto de Arizona se ha convertido en el corredor de cruces más transitado y mortal de toda la frontera, aunque en años recientes también se ha registrado un importante aumento de muertes de inmigrantes en el valle sur de Texas. Sólo el Centro Colibrí ha recabado las denuncias de familiares de más de dos mil 500 inmigrantes desaparecidos en su intento por cruzar la frontera. Al mismo tiempo, cientos de restos de cuerpos de presuntos indocumentados han sido encontrados en el desierto y permanecen en calidad de “desconocidos” en las morgues de los condados fronterizos. Sólo la Oficina del Médico Forense del condado de Pima, en Tucson, tiene “almacenados” restos de unos 900 presuntos inmigrantes indocumentados. “La crisis de muertes y desapariciones de inmigrantes en la frontera es compleja”, señaló el Centro Colibrí. Además de ello, refirió que los datos para encontrar e identificar a las personas, son escasos. Actualmente, abundó el grupo, no existe un procedimiento uniforme para manejar los casos de inmigrantes y las políticas varían de región en región, lo que provoca con frecuencia un mal manejo de los restos, generando que se pierda para siempre la oportunidad de identificarlos. La exposición del Centro Colibrí, fue una de más de una veintena ofrecidas por diferentes grupos en el encuentro organizado el fin de semana por el grupo interreligioso de derechos humanos School of Americas Watch (SOA Watch) y dedicado a denunciar la militarización de la región fronteriza y la criminalización de los migrantes y refugiados. El encuentro reunió a más de 500 activistas de derechos humanos, provenientes de todo Estados Unidos y se realizó en sustitución de la tradicional protesta anual de SOA Watch con la que exige el cierre de una escuela de entrenamiento militar dedicada a capacitar a los ejércitos de Latinoamérica en el Fuerte Benning, en Georgia.