Revela NYT que Trump perdió 916 mdd en 1995 y que pudo evadir impuestos

domingo, 2 de octubre de 2016
WASHINGTON (proceso.com.mx).- Donald Trump, el candidato presidencial republicano y magnate de la industria de la construcción y bienes raíces, en 1995 registró pérdidas por 916 millones de dólares que pudieron favorecerle para evadir pagos tributarios federales, reveló el diario estadunidense The New York Times. En una copia de la declaración de impuestos que Trump emitió en 1995 y que The New York Times recibió por medio del servicio postal, se desprenden acciones contables a favor del aspirante presidencial republicano para eludir responsabilidades tributarias. “Las declaraciones de 1995 nunca antes dadas a conocer, revelan los extraordinarios beneficios tributarios a favor del candidato presidencial republicano, derivados del desastre financiero que dejó a principios de la década de 1990”, apunta el periódico más importante de la Gran Manzana. El desastre financiero al que hace referencia el rotativo fue por el mal manejo que hizo Trump de tres casinos, inversiones en bienes raíces, la creación de una aerolínea comercial y la adquisición del famoso Hotel Plaza, en el corazón de Manhattan, Nueva York. “Aun cuando se desconocen los ingresos de Trump en años subsecuentes sujetos a pago de impuestos, la pérdida de 916 millones de dólares en 1995 hubiese sido suficiente para anular el pago de impuestos equivalente a unos 50 millones de dólares por ingresos (del candidato presidencial) durante un periodo de 18 años”, matiza The New York Times en su artículo más importante de la edición impresa de este domingo 2 de octubre. El tema de las responsabilidades tributarias de Trump es un talón Aquiles en su campaña presidencial. El multimillonario y polémico candidato se ha negado a desplegar la información sobre sus pagos de impuestos desde que obtuvo la mayoría de edad. La renuencia de Trump a exhibir sus declaraciones tributarias le ha servido a Hillary Rodham Clinton, la candidata presidencial demócrata, para denunciar –como lo hizo en el reciente debate presidencial– que su contendiente podría estar escondiendo algo, “como que no es tan rico como dice”, o que “no ha pagado impuestos federales” como lo hace todo ciudadano. Trump es el primer candidato a la presidencia de Estados Unidos que en 40 años no presenta sus declaraciones fiscales como requisito para buscar el respaldo del electorado del país. The New York Times, uno de los periódicos más importantes e influyentes de la Unión Americana, indica que contrató a un grupo de expertos en materia tributaria para analizar las tres páginas de las declaraciones tributarias de Trump. Los documentos que recibió por el servicio postal la reportera Susanne Craig tienen un remitente desconocido, pero cuya presunta residencia es el edificio Trump Tower. Los expertos tributarios consultados, matiza el reportaje del diario, “dijeron que nada en los documentos de la declaración de impuestos correspondiente a 1995 sugiere irregularidades cometidas por Trump, aun cuando la extraordinaria suma de pérdidas hubiese provocado un escrutinio extra por parte del IRS (Servicio Tributario de Estados Unidos)”, destaca el periódico. Los tres páginas que recibió The New York Times, y que estima pertenecen a una voluminosa declaración tributaria de Trump, están autentificadas por la firma del candidato presidencial republicano y la de Marla Maples, quien en 1995 era su esposa. La veracidad de los documentos también fue confirmada por el contador Jack Mitnick, quien fuera encargado por muchos años de preparar las responsabilidades fiscales del candidato presidencial republicano y las del padre de éste, Fred C. Trump. La situación tributaria de Trump de hace 21 años aviva otro argumento de la campaña de Clinton en contra del aspirante republicano: que tal vez sea mentira lo que presume sobre ser un importante filántropo. The New York Times por ejemplo, informa que como no recibió más información sobre las declaraciones de impuestos de Trump, no se puede determinar cuánto dinero dio en obras de caridad el abanderado presidencial republicano. En paralelo, la limitación de información obtenida por el rotativo neoyorquino no le permite corroborar la veracidad de lo que clama y presume Trump, que en 1995 obtuvo ganancias por 2 mil millones de dólares. “Ni la pérdida neta de 916 millones de dólares sugiere que Trump fuera insolvente o efectivamente estuviera en la bancarrota en 1995, el flujo de dinero en efectivo que percibía por parte de sus varios negocios era más que suficiente para cubrir los servicios de sus deudas”, agrega The New York Times. Los documentos sí exponen algunas incongruencias en lo que a lo largo la campaña presidencial Trump divulga. Por ejemplo, y como lo apunta el periódico, que el candidato presidencial reportó que en 1995 tuvo un ingreso neto de 7.4 millones de dólares, cuando los documentos exponen que en salarios y otros ingresos percibió solamente 6 mil 108 dólares. The New York Times sostiene que Trump tomó ventaja de los huecos que tiene el sistema tributario federal de Estados Unidos, sistema fiscal que denuncia el rotativo como benévolo con los multimillonarios y las grandes empresas. En reacción a la develación de los documentos obtenidos por The New York Times, la campaña de Trump envió al diario este sábado 1 de octubre por la noche una carta aclaratoria en la que no niega la veracidad de la información divulgada. “Lo único noticioso aquí es que los documentos fueron obtenidos de manera ilegal y que son una declaración de impuestos vieja, que data de hace más de 20 años, lo cual es una demostración más de que The New York Times, como otros medios de comunicación en general, son una extensión de la campaña de Clinton, del Partido Demócrata y de sus intereses especiales globales”, se lee en la misiva que mandó la campaña del polémico candidato presidencial. La aclaración que recibió The New York Times a su publicación de este domingo, hace otra acotación: “El señor Trump conoce mejor que nadie que haya buscado ser presidente de Estados Unidos, el código tributario y por ende es el único que sabe cómo arreglarlo”. Por separado a la carta que recibió The New York Times por parte de la campaña de Trump, uno de los abogados del candidato republicano, Marc E. Kasowitz, envió un mensaje por correo electrónico amenazando con demandar legalmente al periódico, porque su cliente no autorizó la exhibición de sus responsabilidades tributarias de 1995.