Si no gana Trump, 45% de votantes republicanos no aceptará resultados: sondeo

viernes, 21 de octubre de 2016
WASHINGTON (apro).- El 45% de los electores estadunidenses afiliados al Partido Republicano, quienes están seguros de participar en las elecciones del próximo 8 de noviembre, dicen que no aceptarán el resultado de los comicios si éstos no son favorables a su candidato presidencial, Donald Trump. De acuerdo con una encuesta realizada por la cadena de televisión NBC, en colaboración con la empresa SurveyMonkey, esos republicanos comulgan con las ideas del magnate de que existe un complot para cometer fraude electoral y declarar ganadora a la candidata presidencial demócrata, Hillary Rodham Clinton. El sondeo realizado ayer, un día después del tercer y último debate presidencial entre Clinton y Trump, durante el cual el candidato republicano dejó en suspenso si aceptará o no el resultado de las elecciones en caso de que le sea adverso, deja en claro que la denuncia de fraude está resonando entre los votantes que creen todo lo que les dice su abanderado. No obstante, la mayoría de los electores estadunidenses registrados como republicanos (53%) aseguró que aceptará el resultado de la elección, aun cuando sea favorable a Clinton. Del 45% que sostiene que no lo hará, solo 18% sentenció como definitivo su juicio a no admitirlo. El resto consideró que si la derrota de Trump es apabullante ante la candidata demócrata, tendrán que resignarse y aceptar la victoria de la exprimera dama. El mismo jueves, cuando NBC y SurveyMonkey hicieron la encuesta, Trump declaró que aceptaría el resultado de la elección del 8 de noviembre, solo si él resulta ganador. En otros casilleros de la encuesta a nivel nacional entre los posibles electores que sufragarán el 8 de noviembre, Clinton fue declarada ganadora del tercer y último debate con una ventaja de nueve puntos sobre Trump, con 46% de apoyo frente a 37%, respectivamente. Por lo que demostró el sondeo, la continua proclama de Trump de que las elecciones de noviembre estarán arregladas y que se cometerá un fraude masivo para evitar que él gane, tiene una gran resonancia en una parte significativa de los electores. La dirigencia del Partido Republicano sigue muy molesta con su candidato presidencial, porque considera que su posición de intransigencia sobre el proceso electoral del país no solo pone en entredicho la legitimidad democrática de Estados Unidos, sino que además podría desatar una crisis electoral que favorezca a los demócratas y éstos puedan recuperar el control representativo en las cámaras de Senadores y Diputados. La encuesta de NBC y SurveyMonkey se llevó a cabo con la participación de 6 mil 538 estadunidenses adultos registrados en el padrón electoral, quienes dijeron que votarían el 8 de noviembre; tiene un margen de error de más/menos 1.9 puntos porcentuales.

Comentarios