Escala guerra sucia entre Trump y Clinton

martes, 25 de octubre de 2016
WASHINGTON (apro).- En la recta final de la contienda por la presidencia de Estados Unidos, las revelaciones sobre el carácter, comportamiento y el pasado de los candidatos, Donald Trump y Hillary Rodham Clinton, han creado un ambiente de “guerra sucia” entre el aspirante republicano y la demócrata. En las últimas dos semanas a Trump lo persiguen las acusaciones de acoso y ataques sexuales denunciadas por al menos 11 mujeres, a lo que ahora se suma la revelación de unas grabaciones por las que se pudieran explicar la misoginia, racismo, comportamiento e ignorancia política del candidato presidencial de los republicanos. En 2014, el reportero galardonado con el Premio Pulitzer, Michael D’Antonio, durante varias entrevistas con Trump recolectó más de cinco horas de grabación que entregó recientemente al diario The New York Times. Las grabaciones que el rotativo comenzó a divulgar esta semana, y que fueron utilizadas para la biografía de Trump escrita por D’Antonio, La verdad sobre Trump, podrían explicar la razón por la cual el candidato presidencial republicano se rehúsa a reconocer el resultado de la elección del martes 8 de noviembre, si la ganadora es Clinton y no él. “Nunca he tenido un fracaso, porque siempre he convertido los fracasos en éxito”, declaró hace dos años el candidato presidencial republicano a D’Antonio. The New York Times explica que recibió las grabaciones luego de la decepción que tuvo D’Antonio con la campaña de Clinton, a la cual le había dado primero las cintas pero que no utilizaron para contrarrestar al candidato republicano. El reportero, según el periódico más importante de Nueva York, decidió dar a conocer las grabaciones ante el repudio que le provoca ver a Trump como candidato a la presidencia estadunidense. En las entrevistas que se llevaron a cabo en su oficina y en el edificio Tower Trump, en Manhattan, y cuando tal vez el magnate multimillonario no pensaba con seriedad en buscar la Casa Blanca, se escucha a un hombre a quien no le interesa el beneficio de nadie, excepto el de él. “No tengo héroes”, afirma Trump, quien además admite que a él no le gusta analizarse a sí mismo “porque no me puede gustar lo que vea en mí”. D’Antonio preguntó a Trump que si examina la historia para poder entender el presente. “No me gusta el pasado, lo que importa es el presente y el futuro”, respondió entonces el ahora candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos. En las horas de audio que entregó el reportero a The New York Times, las respuestas que da Trump a las preguntas que le formulan lo exponen como un ser humano narcisista. –¿Quién merece su respeto? –cuestiono D’Antonio al magnate. –En general, no puedes respetar a la gente porque la mayoría no merece respeto –dijo tajante el ahora aspirante presidencial. Trump también admite que, por su personalidad, será difícil la vida de la mujer que esté casada con él. El magnate de la industria de la construcción habla de que él se considera un hombre a quien le gustan los conflictos, que odia sentirse humillado y que nació para ser recordado por el mundo. Contrario a lo que dice ahora de la prensa, a la que en general acusa de ser corrupta y deshonesta, hace dos años –durante la serie de entrevistas con D’Antonio– admitió su adoración por los medios de comunicación que reproducen su nombre y su imagen. “Lo adoro, lo adoro”, aseguró Trump en referencia al hecho de ver su nombre escrito en los medios de comunicación. Este lunes por la noche, y luego de que The New York Times le solicitara una reacción a la difusión de las grabaciones, Trump en un breve comunicado estableció que el contenido de las entrevistas con D’Antonio “es muy viejo y muy aburrido”. Este martes, en eventos de campaña llevados a cabo en el estado de Florida, Trump y Clinton continuaron fortaleciendo los ataques y críticas entre ellos. El republicano reiteró sus acusaciones a la candidata demócrata de representar más de lo mismo que ofrecen los políticos tradicionales en Washington, e insistió en machacar que es la mujer que más le ha mentido a la nación. Por su parte, la exprimera dama refrendó que Trump amenaza a la estabilidad política y a la salud democrática del país, y que su necedad a minimizar el resultado de las encuestas que le son adversas, y que acusa de estar arregladas, lo confirman como un hombre que vive totalmente fuera de la realidad.

Comentarios