Racismo alcanza a Michelle Obama; la llaman 'simia en tacones”

martes, 15 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una administradora local de Virginia Occidental, en Estados Unidos, fue suspendida tras subir un mensaje racista en Facebook sobre la primera dama Michelle Obama, el cual fue celebrado por Beverly Whaling, alcaldesa del condado de Clay. “Será refrescante tener una primera dama digna, hermosa, elegante en la Casa Blanca. Estoy cansada de ver una simia en tacones”, escribió Pamela Ramsey Taylor, directora de la Corporación para el Desarrollo del Condado de Clay, organización sin fines de lucro financiada con dinero del Estado, luego de que Donald Trump resultó electo presidente. En respuesta, la alcaldesa Beverly Whaling escribió: “Me acabas de alegrar el día, Pam”. Luego del hecho se formuló una petición, que ya suma cien mil firmas, donde se exige que ambas mujeres sean despedidas de sus cargos. Sin embargo, para entonces Taylor ya había perdido su empleo. Un representante de la Corporación para el Desarrollo del condado de Clay confirmó que el consejo despidió a Taylor y designó a Leslie McGlothlin para que asumiera como nueva directora. Por su lado Whaling, la alcaldesa del pequeño pueblo cercano a Charleston, se disculpó en un comunicado que envió a The Washington Post. “Mi comentario no tenía la intención de ser racista“, justificó. “Me refería a que me había hecho el día el cambio que esperamos en la Casa Blanca! Lamento sinceramente cualquier mal sentimiento que esto puede haber causado! Aquellos que me conocen saben que no soy racista de ningún modo!”, buscó desmarcarse la funcionaria local. Por su parte Pamela Ramsey Taylor se quejó a una estación de noticias que la respuesta pública a su comentario se ha vuelto “un crimen de odio contra mí”, explicando que ella y sus hijos han recibido amenazas de muerte. También afirmó que planea demandar a las personas que la han “calumniado”. La ahora exdirectora Corporación para el Desarrollo del condado de Clay explicó que su comentario fue interpretado como racista, pero que no tenía la intención de serlo, ya que se refería a su propia opinión sobre los atractivos de la primera dama y no sobre el color de su piel. No obstante, la práctica de comparar a personas de raza negra con primates es larga y muy bien conocida en Estados Unidos.