Reconoce nuevo secretario 'deficiencia” de la ONU para prevenir las crisis

lunes, 12 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al ser investido formalmente hoy como nuevo secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el portugués António Manuel de Oliveira Guterres, reconoció la “deficiencia” del organismo internacional en “prevenir las crisis”, y anunció una “reforma profunda y continua” del organismo durante su mandato de cuatro años, que iniciará el próximo 1 de enero. El nuevo representante anunció que su mandato se articulará alrededor de tres pilares: abogar a favor de la paz, apoyar las acciones de desarrollo sostenible y reformar la gestión interna de la ONU. También resaltó la necesidad de “restablecer los derechos humanos como un valor fundamental que debe ser defendido como tal, y no con fines políticos”. De Oliveira Guterres observó que “la gran paradoja del mundo actual, es que pese a la creciente conectividad, las sociedades se fragmentan”. Y añadió: “Cada vez más personas viven en su burbuja, sin entender que su existencia está vinculada al resto de la humanidad”. Según su opinión, “la ONU nació de las cenizas de la guerra, hoy es para la paz que estamos aquí… Llegó la hora para los dirigentes de escuchar al pueblo y demostrarle que buscan su bienestar”. El noveno secretario general de la ONU, sucesor del surcoreano Ban Ki Moon, agregó que “las Naciones Unidas tienen que ser ágiles, eficientes y eficaces. Deben centrarse más en los resultados y menos en el proceso; más en las personas y menos en la burocracia”. Durante la ceremonia de investidura, el saliente secretario general de la ONU recordó que durante sus dos mandatos al frente del organismo, el mundo enfrentó “la peor crisis financiera desde la Gran Depresión”, la “erupción de conflictos e insurrecciones para la libertad”, un “número récord de personas huyendo de la guerra, la persecución y la pobreza”, así como “perturbaciones debidas a enfermedades, catástrofes y al calentamiento rápido del planeta”. Actualmente, aseveró, “demasiados sufrimientos y conflictos perduran demasiadas mujeres y demasiados niños enfrentan la violencia y la explotación, demasiadas personas encaran el odio por lo que son, demasiados problemas se revelaron insolubles, empezando por el baño de sangre en Siria y la tormenta que provocó”.

Comentarios