Iñaki Urdangarín niega ante fiscal ser "comisionista"

viernes, 26 de febrero de 2016
MADRID (apro).— Iñaki Urdangarín, cuñado del rey Felipe VI, se sentó hoy en el banquillo de los acusados en la trama de corrupción del caso Nóos, desde donde defendió que no es un “comisionista”, “ni cobraba peaje” a autoridades públicas desde el Instituto Nóos, en relación al supuesto desvío de 6.2 millones de euros de fondos públicos. “De ningún modo se trataba de un peaje, de una comisión; nunca he sido comisionista, no me he encargado nunca de esto en absoluto”, sentenció ante las preguntas del fiscal Pablo Horrach. Con la mirada en su esposa, la infanta Cristina, Urdangarín comenzó a responder al interrogatorio del tribunal, en el que aceptó que simularon la contratación de “trabajadores ficticios” en la empresa Aizoon –de la que es propietario junto con su esposa con 50% cada uno— para evadir a Hacienda. El exduque de Palma responsabilizó al secretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro. Asimismo, señaló a Juan Pablo Molinero como quien lideró el proyecto del equipo ciclista Illes Balears-Banesto, por el que el presidente de Baleares, Jaume Matas, afirmó que Nóos le cobró una comisión de 300 mil euros. Urdangarín, el principal acusado en esta causa junto con su exsocio, Diego Torres, exculpó a la infanta Cristina de los manejos de Aizoon, sociedad en la que supuestamente cargaban gastos domésticos de los exduques de Palma. Urdangarín aceptó que había empleos falsos, pero sostuvo que se enteró de ellos cuando se inició la investigación judicial en 2010. El cuñado del monarca inició hoy su comparecencia, luego de que terminó su exsocio Diego Torres, quien declaró durante 27 horas. El fiscal Horrach pide contra Urdangarín una pena de 19 años y medio de prisión por diversos delitos fiscales. Durante la primera parte del interrogatorio se enfocó a exculpar de las acusaciones a la infanta Cristina, quien está acusada de cooperar en los delitos fiscales de su esposo. Para ella, el sindicato Manos Limpias pide ocho años de cárcel. En su comparecencia, en los primeros días del juicio, el expresidente balear, Jaume Matas, señaló a Urdangarín como un “conseguidor” y como un “facilitador” de los contratos con la administración pública.

Comentarios