Clinton y Trump ganan Florida y se perfilan como candidatos presidenciales en EU

martes, 15 de marzo de 2016
WASHINGTON (apro).- El polémico multimillonario Donald Trump ganó la elección primaria republicana del estado de Florida, con lo que se consolidó como el candidato más viable a conseguir la nominación presidencial del Partido Republicano. La victoria de Trump, quien se llevó los 99 delegados que estaban en disputa, provocó que Marco Rubio, el senador por el estado de Florida, renunciara a la contienda por el banderín presidencial de los republicanos. En Florida, la exprimera dama Hillary Rodham Clinton venció con facilidad al senador Bernie Sanders, el senador independiente por el estado de Vermont, con lo que la también la exsecretaria de Estado se posicionó técnicamente como la candidata presidencial por el Partido Demócrata. La victoria de Trump en Florida, según los analistas políticos, fue el golpe mortal a las aspiraciones de Rubio y de los líderes del Partido Republicano, quienes insisten en hacer lo que sea necesario para negarle la nominación al multimillonario empresario. Los mismos análisis políticos sostienen que el triunfo de Trump en Florida aumenta las posibilidades de Clinton de ganar las elecciones presidenciales del martes 1 de noviembre de confirmarse como la candidata presidencial de los demócratas. “La gente está muy enojada y frustrada”, declaró Rubio al anunciar su declinación por la nominación presidencial republicana y al aceptar su derrota ante Trump. Las encuestas sobre la preferencia electoral de los estadunidenses sostienen que de ser Trump el candidato presidencial de los republicanos, Clinton ganaría con facilidad la Presidencia. En el Partido Republicano se requieren mil 237 delegados electorales para ganar la nominación presidencial del partido. Trump, con los 99 que ganó en Florida, lleva en su cuenta 538, cerca de la mitad requerida. Las elecciones y asambleas electorales primarias del Partido Republicano concluyen el próximo 7 de junio, por lo que los cálculos políticos insisten en que Trump, luego de lo ocurrido en Florida, podría llegar a las Convención Nacional del Partido Republicano, que se celebrará del 18 al 21 de julio, en Cleveland, Ohio, con los delegados necesarios para ser candidato presidencial. De lado demócrata se requieren 2 mil 383 delgados para ganar la nominación presidencial. Clinton, con sus victorias en los procesos primarios de este martes 15, amplió la cómoda ventaja que tiene sobre Sanders en la adquisición de los delegados en los procesos primarios, aun cuando Sanders sigue ganando adeptos. En Ohio, el otro estado con elección primera republicana donde el ganador por simple mayoría de votos se llevó los seis delegados en juego, el gobernador de la entidad John Kasich venció a Trump, a Rubio y a Ted Cruz, el senador federal por estado de Texas. El éxito de Kasich en Ohio en términos netos no es una real amenaza para Trump, ya que el gobernador de ese estado se anota apenas 129 delegados, quedando en tercer lugar, por debajo de los 369 que tiene Cruz y con Rubio ya eliminado. De las otras entidades con procesos primarios en el Partido Republicano, Illinois, Carolina del Norte y Missouri, la repartición de delegados entre los tres candidatos que quedan se hace por proporción del porcentaje de votos que obtenga cada uno. En estos tres estados, Trump también se posicionó como ganador. Los procesos de elección primaria de los demócratas fueron un triunfo inobjetable para Clinton, quien desde hace ya varios días en sus actos proselitistas se ha concentrado más en atacar y desacreditar a Trump que al senador Sanders. Incluso, algunos líderes del Partido Demócrata aconsejan que Clinton de ahora en adelante se dedique a denostar a Trump, a quien es muy posible que se enfrente en los comicios presidenciales de noviembre y que, de acuerdo con las encuestas de preferencia electoral, derrotaría con mucha facilidad, más que a Cruz o Kasich.

Comentarios