Pierde Pedro Sánchez la primera votación de investidura en España

miércoles, 2 de marzo de 2016
MADRID, (apro).- Pedro Sánchez, candidato a la investidura de la Presidencia de España, no consiguió la confianza de la mayoría del Congreso de los Diputados para formar gobierno, al sumar sólo 130 votos del total de 350. Con 219 votos en contra y una abstención, el aspirante se quedó a 46 escaños de conseguir la mayoría. Por lo tanto, la cámara se volverá a reunir para una segunda votación a partir de las 18:30 horas del próximo viernes 4. En una intensa jornada de debate, uno de los encontronazos más fuertes lo protagonizaron Pablo Iglesias, dirigente de Podemos, y Pedro Sánchez, hecho que parece alejar aún más la posibilidad de un acuerdo de investidura. Iglesias pidió al socialista que “rectifique” y negocie un “gobierno de progreso” con las distintas formaciones de izquierda, alejándose de las propuestas de Ciudadanos. Sánchez reprochó a Iglesias que con su voto en contra de su investidura se ubicaba al lado del Partido Popular al que tanto criticó en el pasado y el cual también votó en contra. Sin embargo, el socialista en momentos parecía rebasado por las críticas de los otros partidos. Sánchez y el PSOE (90 votos) se presentaron con el único acuerdo que alcanzó hace unos días con Ciudadanos (40 votos), el cual para los partidos de izquierda fue uno de los más criticados, porque consideraban que es “la marca blanca del PP”. El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos fue el centro de las críticas de parte de Iglesias, quien advirtió a Sánchez del peligro que representa la “naranja mecánica”. Así aludió al logo naranja del partido de “su socio” Albert Rivera, a quien criticó como un político “maquiavélico” al que sólo interesa “el poder”; dijo que ese pacto “es el primer paso para entregar el poder al PP”. En los turnos de réplica, los dos políticos siguieron con un crispado debate en el que el líder de Podemos sugirió al socialista que “desconfíe de los consejos de aquellos que tienen manchado su pasado con cal viva”, en alusión al secuestro, tortura y asesinato por parte de los GAL de dos etarras, cuyos cadáveres fueron hallados enterrados en cal viva en 1985. Más adelante, Iglesias dijo al líder del PSOE que el expresidente Felipe González le prohibió votar con Podemos. “Su problema es que le han prohibido pactar con nosotros. Lo dijo Felipe González, el que tiene el pasado manchado de cal viva”, aseguró. El socialista trató de convencer a Podemos y el resto de partidos para llegar a un acuerdo transversal, pero siempre con la base de las 200 propuestas que contiene su acuerdo con Ciudadanos. Las críticas Mariano Rajoy, presidente en funciones, fue el primero en intervenir en la sesión de hoy al lanzar una dura crítica a la candidatura de Sánchez, que calificó de “ficticia, irreal” y de no haber movido un dedo para formar gobierno. Recurrió a la ironía para advertir que el acuerdo con Ciudadanos era igual al “pacto de los toros de Guisando”, porque no sumaba más de 130 escaños, insuficientes para alcanzar gobierno. Y luego acusó al socialista de haber engañado a los españoles. Iglesias también tuvo para el PP: le recordó que “siete ministros de la dictadura” estuvieron en su fundación y consideró que “el PP sí es un partido corrupto”. Además, atacó a dos ministros presentes, al de Exteriores José Manuel García Margallo por anunciar que si llegaba Podemos al gobierno España abandonaría el pacto antiterrorista de la Unión Europea; y al de Interior Jorge Fernández Díaz, quien declaró que “ETA sería feliz si Podemos gobernara”. Albert Rivera de Ciudadanos, quien se atribuyó la paternidad del acuerdo firmado con el PSOE, invitó a los votantes y dirigentes del PP “a tener coraje y valentía”, para hacer a un lado a Mariano Rajoy, con quien no harán ningún avance, advirtió. “No es tiempo de decirle no al rey, no es tiempo de pereza, de pasar palabra. Es tiempo de acción”, dijo a los populares y les insistió: “súmense”. Al presidente Rajoy le preguntó: “¿Me puede dar al menos una razón para que usted lidere este nuevo tiempo político si no quiere hacer nuevas reformas?”. También lo criticó porque “no es creíble para liderar esta nueva etapa política. Usted desprecia que España tenga que ser reformada”. Rivera consideró que Rajoy “no puede ser el azote de la corrupción”, el segundo tema que más preocupa a los españoles, después del paro laboral. En su réplica, el presidente Rajoy contestó a Rivera: “si usted quiere darle sus votos al PSOE, lo respeto, pero el PP no se ha presentado a las elecciones para hacer presidente al señor Sánchez”.

Comentarios