Represión contra activistas, punto de desacuerdo entre Cuba y EU: Rhodes

lunes, 21 de marzo de 2016
LA HABANA (apro).- Ben Rhodes, asesor particular del presidente estadunidense Barack Obama y artífice de las negociaciones que desembocaron en la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, afirmó que la represión contra activistas representa uno de los principales puntos de desacuerdo entre Washington y La Habana, no obstante que el gobierno de la isla –dijo– realizó “avances” en este rubro al reducir la duración de las detenciones. En entrevista con reporteros que cubren la Casa Blanca, Rhodes lamentó que la política de hostigamiento contra las voces críticas sea una “constante”, aunque sostuvo que junto con la normalización de las relaciones se creó una “plataforma para platicar de los temas sobre los cuales estamos en desacuerdo”. Ayer, como cada domingo, las Damas de Blanco –familiares de presos y expresos políticos en Cuba– realizaron una manifestación en las calles de La Habana. Cuando se sentaron en la calle para expresar su descontento fueron hostigadas, y decenas de ellas detenidas por agentes de seguridad y policías. Horas más tarde, cuando quedaron en libertad, la lideresa del grupo, Berta Soler, aseveró que las autoridades prohibieron a varias de sus compañeras salir de sus casas. Luego de los discursos que pronunciaron esta mañana los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro y Barack Obama, respectivamente, los periodistas estadunidenses “rompieron” el protocolo y cuestionaron al propio Obama, pero dos reporteros también se dirigieron a Castro directamente y le hicieron señalamientos por la situación de derechos humanos en la isla. Enseguida, Obama “invitó” a su homólogo a responder. Visiblemente molesto, Castro pidió a uno de los periodistas la lista con los nombres de los supuestos presos políticos y se comprometió a liberarlos “esta misma noche”. “Sin la política de normalización no hubieran tenido este encuentro con la prensa”, planteó el asesor de Obama, y añadió: “Es la primera vez que lo hacemos. Para (Castro) no es normal recibir estas preguntas”. Y si bien reconoció que los derechos humanos siguen siendo un tema de desacuerdo, subrayó que las políticas de castigo contra la isla, instrumentadas por sucesivos gobiernos de Estados Unidos desde hace cinco décadas, no permitieron mejorías en la materia. Durante la conferencia de prensa Rhodes enfatizó que la administración de Barack Obama observó “avances” en Cuba en materia económica que desembocaron en “cambios políticos”, e insistió en la importancia del discurso que pronunciará mañana el presidente de Estados Unidos después de sostener un encuentro con disidentes y activistas cubanos, mismo que será transmitido a través de la televisión cubana.

Comentarios