Presidente de Bélgica rechaza renuncias de sus ministros del Interior y de Justicia

jueves, 24 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A dos días de los peores ataques sufridos en Bélgica, el primer ministro de ese país, Charles Michel, rechazó la renuncia de los ministros de Justicia, Koen Geens, y del Interior, Jan Jambon, al considerar que no puede prescindir de ellos en el contexto de crisis actual. Geens y Jambon presentaron este jueves sus respectivas dimisiones luego de nuevos indicios de fallas en la inteligencia del país que habrían permitido los atentados del martes en el aeropuerto y en una estación del metro en Bruselas que dejaron al menos 31 personas muertas y unas 300 heridas. Dos horas de una reunión de urgencia entre los titulares del Interior de toda la Unión Europea (UE) Michel rechazó ambas renuncias. Geens y Jambon presentaron su renuncia horas después de que Turquía asegurara que deportó en 2015 a Bélgica a Ibrahim El Bakraui, uno de los terroristas de Bruselas. El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, acusó que autoridades belgas habrían ignorado sus advertencias respecto al riesgo que suponía uno de los terroristas suicidas del aeropuerto internacional de Zaventem. Erdogan dijo que Ibrahim El Bakraui fue deportado hacia Holanda en julio de 2015 y reenviado a Bélgica, su país de origen, como “combatiente extranjero” y que habría intentado ingresar a Siria para luchar al lado del grupo extremista Estado Islámico (EI). El día de los atentados el ministro de Justicia belga afirmó que El Bakraoui contaba con antecedentes por actos vandálicos pero no era conocido por actos terroristas. En 2010 El Bakraui fue condenado en Bélgica a 10 años de prisión por robo y por haber disparado contra la policía con un fusil kalachnikov, pero fue puesto en libertad condicional, lo que le impedía salir de territorio belga por más de un mes. La situación en Bélgica se agravó luego que las autoridades holandesas confirmaron que la justicia belga tenía conocimiento del radicalismo del joven y a pesar de ello no compartió la información a sus homólogos en el país vecino. Cuando El Bakraui llegó a Holanda, no fue detenido y tampoco fue interrogado. “Ha habido dos errores: a nivel de la Justicia y a nivel del oficial de conexión (entre los dos países) en Turquía, lo que implica a los departamentos del Interior y de Justicia”, argumentó Jambon al anunciar su dimisión, que fue rechazada. Tras los atentados, el gobierno belga convocó a una comisión especial para aclarar el caso.