Partido democrático de Brasil se desmarca del gobierno de Dilma Rousseff

martes, 29 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente de Brasil, Michel Temer, rompió hoy su alianza con el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y se declaró "independiente" del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff. Durante una reunión del directorio nacional también se desmarcó del intento del juicio político contra la mandataria, lo que pone a Rousseff en una situación más crítica. “El PMDB rompe con el gobierno este martes y el PT le declara la guerra a Michel Temer", publicó el diario O Globo en su portada electrónica. Michel Temer, titular del PMDB y el presidente del Senado Renán Calheiros, también del mismo partido, acordaron que la salida del gobierno fuera expresada por “aclamación” en la reunión del directorio nacional de esta tarde informó Folha de San Pablo. Además de perder su base de apoyo parlamentaria, con la escisión del PMBD la mandataria brasileña tampoco contará con ese respaldo en la batalla para impedir el "impeachment" cuya viabilidad es discutida en una Comisión Especial y emitirá una resolución posiblemente en abril. El PMDB cuenta con la mayor bancada en el Congreso y sin su apoyo, la situación de Roussef se torna más crítica. Y en caso de que la mandataria sea hallada culpable de algún "crimen de responsabilidad" durante el juicio político, su mandato será ocupado por Michel Temer hasta el 31 de diciembre de 2018. La dirección del partido dejará "hasta el 12 de abril para que todos los miembros del PMDB que ocupan un cargo en el gobierno lo abandonen", dijo un portavoz de Michel Temer, a la agencia AFP. El PMDB cuenta con siete carteras en el gabinete de la mandataria, así como altos cargos estratégicos en empresas estatales. También pertenecen a él los titulares de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros. El lunes pasado el ministro de Turismo Henrique Alves, anunció su renuncia a la cartera diciendo que "los canales de diálogo se habían agotado". La oposición trata de aglutinar el voto de los dos tercios de los diputados (342) necesario para plantear la destitución del presidente del país ante el Senado; de lo contrario el procedimiento quedaría enterrado. El PMDB considera estratégico alejarse de Dilma Rousseff, cuyo gobierno sufre una crisis de popularidad debido al caso de corrupción de Petrobras y a la crisis económica con una recesión el ejercicio pasado del 3,8%. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva expresó su “tristeza” tras el anuncio del rompimiento con el PMDB “Veo con cierta tristeza que el PMDB abandone o se apartarte del gobierno pero sus ministros no saldrán del gobierno y Dilma tampoco quiere que ellos salgan", declaró Lula en una rueda de prensa, informó la agencia Efe. Lula señaló que el partido debe dejar “explícitos” los motivos de su salida del gobierno. “¿Es por la política económica? Entonces tienen que decir eso. Si es por cosas específicas, hay partes en las que podemos llegar a un acuerdo. Sé que a nadie le gusta apoyar a un gobierno cuando no está bien en la opinión pública", manifestó Lula, que fue designado por Rousseff como ministro de la cartera de la Presidencia, aunque su nombramiento está en manos de la Corte Suprema después de que una serie de sentencias cautelares suspendieran su posesión en el cargo, debido a las investigaciones por corrupción en Petrobras que vinculan a Lula al caso.

Comentarios