Atacantes de Bruselas planeaban atentado contra el primer ministro

miércoles, 30 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las autoridades belgas anunciaron que reforzarán la seguridad en la residencia oficial del primer ministro Charles Michel, luego de descubrirse que los extremistas que atacaron el aeropuerto y el metro de Bruselas, la semana pasada, supuestamente planeaban perpetrar un atentado contra el encargado del gobierno. De acuerdo con notas publicadas por los diarios L’Echo, De Tijd y De Morgen, los atacantes suicidas poseían planos y fotos del despacho del primer ministro, ubicado en pleno barrio de las instituciones europeas de la capital belga. La información fue descubierta en una computadora que uno de los miembros del grupo terrorista abandonó en el departamento de la calle Max Roos de Bruselas, donde se ocultaban, y también se descubrieron explosivos. De igual manera, en la computadora se hallaron detalles de la residencia oficial de Charles Michel, ubicada al lado de la Embajada de Estados Unidos en Bruselas. La información descubierta será analizada por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) que aporta asesoramiento a las autoridades belgas para desencriptar el material informático descubierto, precisaron los diarios. Señalaron, asimismo, que la seguridad será reforzada en el despacho y la residencia del jefe de gobierno, así como en las inmediaciones del Senado y de la Cámara de Diputados de Bélgica. El pasado martes 22, una serie de explosiones en el aeropuerto y una estación del metro en Bruselas dejaron un saldo de 35 muertos y más de 200 heridos. Una doble explosión en el área de salidas del aeropuerto de Bruselas Zaventem, poco antes de las ocho de la mañana, causó al menos 14 muertos, según fuentes del cuerpo de bomberos citadas ese día por la agencia France Press. El atentado provocó el cierre de las instalaciones y la cancelación de todos los vuelos. Hora y media más tarde se registró una nueva explosión en la estación de Maelbeek, del metro de Bruselas, muy cerca de todas las instituciones europeas. El alcalde de la capital belga, Yvan Mayeur, informó en rueda de prensa que unas 20 personas perdieron la vida en el metro, lo que obligó también al cierre de la estación y de todas las líneas. “Temíamos un ataque terrorista y ha sucedido”, declaró en esa ocasión el primer ministro belga Charles Michel en una comparecencia pública junto al fiscal general belga, Frédéric Van Leeuw. Pocos minutos después el Estado Islámico (EI) asumió la autoría de los atentados, según dio a conocer en un comunicado la agencia AMAQ vinculada a ISIS. De acuerdo con el texto, "los combatientes abrieron fuego en el interior del aeropuerto de Zaventem antes de que varios de ellos detonasen sus cinturones explosivos. Otro mártir detonó su cinturón explosivo en la estación de metro de Maelbeek. Los ataques han matado o herido a 230 personas", apuntó.