Abre el Vaticano una investigación judicial sobre el 'ático de Bertone”

jueves, 31 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El vicedirector de la sala de prensa del Vaticano, Greg Burke, confirmó que se ha iniciado una investigación judicial contra Giuseppe Profiti y Massimo Spina, exfuncionarios del hospital de niños “Bambino Gesù”, en relación con los recursos que sirvieron para remodelar el lujoso apartamento donde vive el cardenal Tarcisio Bertone. Profiti y Spina, designados en sus puestos durante el pontificado de Benedicto XVI a instancias del propio Bertone, entonces secretario de Estado del Papa, serían acusados de peculado, apropiación y uso indebido de recursos. Sien embargo, Burke aseguró que el cardenal “no está imputado”. Durante el anterior papado Profiti fungió como presidente del hospital de niños, la única estructura sanitaria administrada directamente por el Vaticano, y Spina se desempeñó como su tesorero. En los primeros meses del ministerio del Papa Francisco explotó el escándalo del “ático de Bertone”, relacionado con una serie de trabajos de unión y remodelación de dos departamentos, más una terraza, en el Palacio de San Carlos. Ubicado dentro de los Jardines Vaticanos, a escasos metros de la residencia del Papa, la Casa Santa Marta, el departamento del cardenal comenzó a ser acondicionado mientras Benedicto XVI aún guiaba la Iglesia. Siendo secretario de Estado, principal colaborador del Papa, Bertone estimaba que con la renuncia de Ratzinger sería removido de su puesto, por lo que se preparó con anticipación e hizo que se le asignaran las dos unidades inmobiliarias. Al mismo tiempo estipuló un contrato con una empresa de construcción, la Castelli Re, para la unión y puesta a punto de ambos espacios, de por sí habitables y en aceptables condiciones. Los trabajos de reestructuración costaron 422 mil euros (unos 479 mil dólares). En el nuevo apartamento fueron incluidos numerosos detalles de lujo, desde pisos de madera preciosa, mármol, iluminaciones de alta tecnología y sistema de calefacción y enfriamiento de última generación. Como parte del “Vatileaks 2”, el escándalo por la difusión de papeles reservados de la reforma a las estructuras económicas de la Santa Sede ordenada por Francisco, se descubrió que buena parte del dinero para los trabajos salió de la fundación del hospital pediátrico. Entonces el cardenal Bertone aseguró que la mitad de los recursos había salido de su bolsillo. Por separado, Profiti reconoció que la otra mitad vino del “Bambino Gesú”, pero exoneró al purpurado diciendo que él “no sabía nada” y que la erogación respondía a una “inversión en marketing social” porque el apartamento sería usado para recaudación de fondos. “El escenario del Vaticano es inmejorable y fascinante para los grandes manager”, justificó en su momento.

Comentarios