Denuncia Lula 'persecución política”; ahora lo acusan de lavado y falsificación

miércoles, 9 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El expresidente brasileño Luiz Ignacio Lula da Silva aseguró que a cualquier precio los fiscales quieren encontrar indicios contra él y su familia para involucrarlo en la trama de corrupción en Petrobras. El exmandatario, quien este miércoles se reunió con el presidente del Senado, Renan Calheiros, y otros parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT) y del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), afirmó que es víctima de una “persecución política”. De acuerdo con el senador Lindbergh Farias, del PT, en esa reunión Lula habló de las acusaciones en su contra, que se centran en los supuestos delitos de ocultación de patrimonio, blanqueo de dinero y enriquecimiento ilícito, y negó una y otra vez cada una de ellas. El expresidente brasileño, dijo, calificó de "ilegal" la operación policial del pasado viernes 4, mediante la cual fue conducido desde su casa a una comisaría para prestar declaración sobre el caso Petrobras. Por su parte, el senador Hélio José da Silva, quien también participó en la reunión, sostuvo que Lula se mostró “indignado” sobre todo por haber sido “sacado de su casa” para prestar declaraciones, sin haber sido citado por la vía judicial. “Cuando una persona es intimada a declarar y se niega, entonces cabe el traslado coercitivo, pero no era el caso de Lula”, apuntó Da Silva, del Partido de la Mujer Brasileña (PMB), según información difundida por la agencia EFE. El senador también confirmó que algunos parlamentarios llegaron a sugerir que Lula fuera nombrado ministro, a fin de garantizarle “inmunidad” frente a esa supuesta “persecución judicial”. “Hubo algún senador que lo sugirió, pero el expresidente dijo de inmediato que no aceptaría jamás”, indicó el parlamentario, quien aclaró que se trató de comentarios “informales” y que el asunto ni siquiera ha sido tratado con la presidenta Dilma Rousseff. La noche de este mismo miércoles, el Ministerio Público de San Pablo presentó una denuncia contra el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva por presunto lavado de dinero y falsificación, relacionados con tríplex 164-A del condominio Solaris en Guaruja. La acusación, con 193 páginas, fue presentada esta noche en el Foro de Barra Funda Penal en San Pablo. Los fiscales Cássio Conserino y José Carlos Blat argumentan que Lula trató de ocultar la titularidad de la propiedad, registrada oficialmente con el nombre de la empresa constructora de la OEA. El tríplex de lujo atribuido a Lula da Silva está frente al mar, en Playa de las Asturias, estado de San Pablo. Tiene 215 metros cuadrados y lo edificó OAS, empresa que pagó sobornos para adjudicarse contratos.  

Comentarios