Policía francesa desaloja sin incidentes a oponentes a la reforma laboral

lunes, 11 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un centenar de manifestantes del movimiento “Noche en pie” que ocupaban la plaza de la República de París desde hace 11 días fueron desalojados la madrugada de este lunes, aunque se espera que reanuden la protesta este noche. Cada noche, desde el pasado 31 de marzo, cientos o miles de manifestantes se concentran en esa plaza para oponerse a la reforma del código laboral promovida por el gobierno socialista de Francois Hollande. En esta ocasión, alrededor de las cinco y media de la madrugada, la policía inició el desalojo de un centenar de personas que se encontraba presente en la plaza principalmente para retirar las estructuras fijas que se encontraban ahí, explicó la prefectura de policía de París a la agencia AFP. Sin embargo, las autoridades informaron que se espera una nueva manifestación en la plaza la noche de este lunes. Además de oponerse a la reforma del código laboral, el movimiento “Noche en pie” abandera otras causas como la defensa de los migrantes, la ecología, el feminismo, la lucha contra la corrupción y la causa palestina, y ya se extendió a numerosas ciudades de Francia. La madrugada del domingo pasado se registraron incidentes cuando cientos de personas intentaron llegar al domicilio del primer ministro Manuel Valls, que se encuentra a poca distancia de la plaza. En ese intento ocho personas fueron detenidas. Y el sábado anterior unas 120 mil personas se manifestaron en Francia, según cifras del ministerio del Interior. Los jóvenes forman el grueso de las concentraciones que se producen en plazas simbólicas de ciudades francesas desde el 31 de marzo. Valls anuncia medidas Tras las manifestaciones del fin de semana, el primer ministro francés anunció este lunes medidas tendientes a favorecer la inserción de los jóvenes en el mercado. “Francia debe escuchar a la juventud”, declaró Valls en una rueda de prensa tras haber presentado a ocho organizaciones estudiantiles estas medidas que costarán entre 400 y 500 millones de euros anuales. Entre las medidas, se anunció que los jóvenes de origen modesto que tienen una beca podrán solicitar su prolongación después de obtener su diploma y hasta que encuentren un empleo, aunque solo durante cuatro meses. Según el gobierno, unos 126 mil jóvenes podrían encontrarse en esta situación. Y para luchar contra la precariedad que afecta particularmente a los jóvenes y alentar las contrataciones indefinidas, Valls también anunció que los contratos de corta duración tendrían una mayor imposición. La UNEF, principal organización sindical del alumnado, se dijo “satisfecha” por las medidas que atribuyó a “reivindicaciones de los jóvenes”, sin embargo afirmó que la movilización contra el proyecto de ley laboral se mantiene y se realizará una manifestación el 28 de abril. Los jóvenes consideran que el proyecto de reforma del gobierno de Hollande para favorecer la contratación y tratar de atajar el desempleo, es demasiado “liberal” y ha provocado multitudinarias protestas que preocupan al ejecutivo socialista, a un año de las próximas elecciones presidenciales.

Comentarios