Acusa Rousseff a su vicepresidente de conspirar contra ella

martes, 12 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Si encuentra motivos suficientes para acusar a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el próximo domingo 17 la Cámara de Diputados de Brasil abrirá un juicio de destitución en su contra, siempre y cuando un tercio de los legisladores (342 de los 513) apoye la demanda de impeachment. Ese día, cada legislador será llamado por su nombre y deberá dar su voto por el único micrófono disponible en la sala. “La votación comenzará el domingo a las 14:00 horas locales y calculamos que el resultado se conocerá al inicio de la noche”, dijo un asesor de la Cámara Baja. Si en ese recinto se aprueba el pedido y el Senado ratifica, pocas semanas después Rousseff será separada de su cargo y reemplazada por su vicepresidente Michel Temer, en espera de que la cámara alta pronuncie su fallo definitivo en un plazo máximo de 180 días. Antes de que ello ocurra, el próximo viernes 15 iniciará el debate con los alegatos de la acusación y la defensa, y luego los 25 partidos representados en el recinto dispondrán de una hora cada uno para dar a conocer su posición. El debate se reanudará el sábado entre las 9:00 y las 11:00 de la mañana, con discursos individuales de hasta tres minutos por legislador. Este martes la presidenta Dilma Rousseff acusó a su vicepresidente Michel Temer de “golpista sin respeto a la democracia”, quien –subrayó– está urdiendo una “conspiración” para tomar el poder por medio del impeachment y sin el apoyo de las urnas. “Vivimos tiempos extraños y preocupantes. Tiempos de golpe, de farsa y de traición”, dijo la mandataria en un duro discurso pronunciado en el Palacio del Planalto –sede de la Presidencia de Brasil– frente a entidades del sector de la educación que la apoyan. Rousseff, quien gobierna Brasil desde enero de 2011, hizo los señalamientos a su “número dos” después de que se filtró, supuestamente por error, un discurso del vicepresidente en el que ensaya un mensaje a la nación tras la votación de la Cámara Baja del próximo domingo sobre el impeachment (juicio político). “Ayer (lunes) utilizaron la farsa de la filtración”, dijo Rousseff al asegurar que “ahora conspira abiertamente, a la luz del día, para desestabilizar a una presidenta legítimamente electa. “Ayer quedó claro que hay dos jefes del golpe que actúan en conjunto y de forma premeditada”, denunció. “La filtración premeditada es una desfachatez”, aseveró Rousseff en referencia a Temer y al presidente de la Cámara Baja, Eduardo Cunha, acusado de corrupción en la operación Lava Jato que investiga malos manejos en Petrobras y promotor del juicio político contra la mandataria brasileña.

Comentarios