Censura "por la vía de los hechos"

viernes, 22 de abril de 2016
El gobierno de Mauricio Macri dio luz verde a las televisoras privadas para retirar a Telesur de sus señales y anunció que ya no se mantendrá como socio de este proyecto de comunicación interestatal que nació bajo los auspicios del régimen de Hugo Chávez. Argumenta que en su programación “no hay pluralidad”, que sus noticias son “unidireccionales” y que Argentina “no tiene ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su dirección”. En entrevista con Proceso, Patricia Villegas, directora de Telesur, afirma que tal decisión se perfila como “un evidente caso de censura” pues, “por vía de los hechos”, el gobierno argentino “privilegia a unos medios sobre otros”. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La directora de Telesur, el canal interestatal más importante de América Latina, Patricia Villegas, mantiene un “optimismo moderado” frente a la posibilidad de que el gobierno argentino de Mauricio Macri revierta la “decisión anunciada pero no concretada” de retirarse como socio del 16% de este proyecto que surgió hace 11 años, a iniciativa del entonces mandatario venezolano Hugo Chávez. “Ha habido una gran movilización de un sector de la intelectualidad de Argentina para que no se retire esta señal que llega a 20 millones de ciudadanos de ese país. Si el Estado argentino decide mantener su anuncio de finales de marzo, estaremos ante un evidente caso de censura”, sentencia Villegas en entrevista telefónica con Proceso. –¿Por qué lo considera un caso de censura? –Porque el gobierno de Macri está cayendo una vez más en lo que tanto criticaba cuando (en la ciudad de Buenos Aires) era de oposición (al de Cristina Fernández): privilegiar a unos medios en contra de otros. Ha autorizado a las televisoras por cable retirar nuestra señal. Tres lo han hecho, incluyendo a Cablevisión (del poderoso Grupo Clarín), y el pasado viernes lo hizo Telecentro. “Por la vía de los hechos, hay una censura en varios tiempos: primero en la señal por cable, de donde nos quitaron del paquete básico de suscripciones, y después en la señal de televisión digital abierta”, argumenta. –¿Influirá el escándalo de los Papeles de Panamá como una posibilidad de que Macri revierta la decisión de cortar con Telesur? –Macri está muy complicado con los llamados Papeles de Panamá. Cada día que pasan aparecen más vínculos. Esto quiere decir que Macri puede ser un prescindible para la política del gobierno de Estados Unidos. El pasado 27 de marzo, Hernán Lombardi, ministro de Medios Públicos del gobierno de Macri, anunció vía Twitter la decisión de retirarse de Telesur. Argumentó que en este canal interestatal “no hay pluralidad”, que las noticias son “unidireccionales” y que Argentina “no tiene ninguna injerencia en los contenidos de la señal ni en su dirección. Esta determinación va en la línea con lo que hemos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”, abundó Lombardi en entrevista publicada en La Nación, uno de los medios conservadores que han apoyado el gobierno de Macri y que fueron un respaldo muy claro en su campaña hacia la presidencia, junto con el grupo multimedios Clarín. Macri no ha oficializado el retiro de Argentina, nación que se incorporó a la iniciativa de crear Telesur en 2005, cuando era presidente Néstor Kirchner. Su sucesora, Cristina Fernández de Kirchner, mantuvo la participación de 16% de su país en esta iniciativa interestatal en la que participan también Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Uruguay. La salida de Telesur forma parte de una clara política de desmontaje de la herencia del kirchnerismo en materia de medios públicos y relaciones con los grandes consorcios de comunicación. El macrismo decidió echar abajo la reforma de telecomunicaciones y la Ley de Medios del gobierno anterior y creó el Ente Nacional de Comunicaciones, descentralizado del Ministerio de Comunicaciones. El reciente escándalo derivado de los Papeles de Panamá ha colocado al gobierno de Macri, por primera vez desde que asumió el poder en diciembre de 2015, en una situación de debilidad frente al bloque de medios críticos y de izquierda, y colocó a sus aliados de El Clarín y La Nación en una bochornosa situación al tratar de minimizar la información que vinculaba al mandatario argentino. Mirar al norte Villegas admite que el caso de México constituye “uno de los países de mayor dificultad en la distribución de nuestros contenidos por la presencia de estas dos grandes empresas de televisión”, en clara referencia a Televisa y TV Azteca. Desde noviembre de 2013 Telesur comenzó a transmitir su señal a través de televisión de paga. Hasta ahora, sólo distribuye la señal Totalplay, propiedad de Grupo Salinas, pero ni las cableras de Televisa –que domina 62% de ese mercado–, ni Grupo Dish, de MVS, han aceptado incorporar a esta señal en el paquete básico. Villegas comenta que Telesur tiene un convenio con la red de televisión pública del Estado mexicano para distribuir sus contenidos. Recuerda que durante el pasado Mundial de Futbol “tuvimos un programa muy exitoso en el que participó Maradona y muchos mexicanos nos escribieron”. “Nuestra señal es gratuita. Está en Satmex y sabemos que algunas pequeñas cableras bajan nuestra señal. Para eso están”, reitera. Dice que los noticiarios de Telesur han realizado una cobertura puntual del caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa e, incluso, varios padres y familiares de estos muchachos han aceptado dar sólo entrevistas con Telesur. –¿Ha tenido alguna consecuencia su cobertura de la crisis de Ayotzinapa en la relación con el gobierno mexicano? –Para nosotros estaba muy claro desde el principio que es una historia que había que reseñar. Nosotros nos hemos dedicado a eso. Esta cobertura jugó un rol muy importante en la penetración de Telesur, sobre todo a través de su plataforma digital. Hemos incorporado también la versión del gobierno mexicano. “Nosotros no somos ni pretendemos ser la otra cara de la moneda, ni de CNN ni de otra televisora. Para mí lo que más me desafía es quedarnos en una historia de blanco y negro. “Surgimos como una cadena de América Latina con la intención de contar hechos globales, desde nuestra propia visión latinoamericana y caribeña. Por ejemplo, en la cobertura del golpe de Estado a Honduras, nosotros cubrimos desde el principio, mientras CNN estaba cubriendo la muerte de Michael Jackson. Este es un ejemplo muy claro de la importancia de tener una cadena que le dé prioridad a temas latinoamericanos. “La realidad no es dicotómica para nosotros. Otro ejemplo: desde el principio nosotros hablamos de ‘conflicto armado en Colombia’, hace más de 10 años. Eso nos costó que las propias autoridades colombianas nos desacreditaran, pero finalmente hasta el propio presidente actual de Colombia asume que había un conflicto armado”, abunda Villegas, de origen colombiano. –En el caso mexicano, ¿ustedes consideran que existe un veto a Telesur por parte de la televisión privada y del gobierno? –Yo diría que ha influido un poco la decisión de abandonar la parte latinoamericana para ver más hacia el norte. Es un poco lo que está pasando con el gobierno de Macri. En el caso mexicano es el no reconocimiento a la latinoamericanidad de México. –¿Percibe usted eso en las audiencias también? –Las audiencias mexicanas, cuando tienen acceso a Telesur, nos siguen. Tenemos un año desde que transmitimos desde Washington. Era complicadísimo entrar. Ahora, los propios mexicanos nos ven desde ahí porque quieren enterarse de lo que está pasando en su país de origen. Apuesta por la TV aérea Villegas afirma que entre los nuevos proyectos que tiene Telesur están los llamados “proyectos birregionales”; es decir, las producciones y coberturas conjuntas con otras televisoras públicas, como RT en Español (de Rusia) o CCTV de China, con quienes realizarán en julio próximo una producción en español. –¿Cómo está Telesur en términos financieros, sobre todo, ante la crisis de los precios del petróleo que ha afectado a Venezuela? –Somos una empresa pública que depende del presupuesto. Venezuela tiene 51% de las acciones, pero desde 2015 se proyectó todo el presupuesto para 2016. “Ahora estamos desarrollando nuevas unidades de negocios que le puedan generar recursos extra a Telesur. Estamos comenzando a hacer una oferta de nuestra plataforma tecnológica y tenemos tres estudios en Caracas, Quito y la Ciudad de México”, abunda. En otros países de Sudamérica, la señal de Telesur también ha avanzado con nuevas fórmulas. Villegas señala que en Chile la distribución no ha sido fácil, pero en Perú tienen convenios de asociación con varios canales y en Colombia “hemos hecho una estrategia más efectiva en asociación con televisoras comunitarias”. Telesur se ve en televisión abierta en Cuba y en Argentina tenía 100% de la distribución, pero ahora sólo se ve en 30% de los hogares. –¿Van a apostarle a la televisión por internet? –La apuesta de televisión por internet la tenemos desarrollada en nuestra plataforma. Es un fenómeno muy importante, pero en nuestra región latinoamericana el televisor sigue siendo un lugar donde la gente se conecta. Sigo soñando con poner la señal de Telesur en toda la televisión abierta en América Latina. –¿No es una contradicción que esto suceda cuando están creciendo las audiencias digitales? –No. Si a mí me preguntan ¿cambiaría internet por estar en todas las cableras del continente? Diría que sí. Aún es muy importante la señal de televisión vía aérea, cable o satelital.

Comentarios