'No tengo ninguna duda de que Brasil sabrá evitar cualquier retroceso”: Rousseff

viernes, 22 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un mensaje ante más de 60 jefes de Estado y de gobierno reunidos en la sede de la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se refirió al grave momento político que vive su país, y agradeció las muestras de solidaridad de “todos los líderes”. “Debo decir que Brasil es un gran país con una sociedad que fue capaz de derrotar el autoritarismo y construir una democracia vibrante. Nuestro pueblo es trabajador y valora la libertad. No tengo ninguna duda de que sabrá evitar cualquier retroceso”, señaló durante su participación en la ceremonia de firma del acuerdo sobre cambio climático. La mandataria brasileña, amenazada por un juicio de destitución por presunta manipulación de las cuentas públicas, señaló lo anterior en sólo 30 segundos, de nueve minutos que duró su participación, en la que aseguró que en 2025 su país disminuirá 37% las emisiones de efecto invernadero. En ausencia de Rousseff, quedó al mando de Brasil el vicepresidente Michel Temer, quien la reemplazaría si el Senado aprueba abrirle un juicio de destitución (impeachment), ya aprobado por la Cámara de Diputados. Según la posición del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), Temer y el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, acusado de corrupción, llevan adelante una tentativa de "golpe de Estado", una acusación que la presidenta no formuló surante su participación en la ONU, según un despacho informativo de la agencia AFP. Tras la ceremonia del acuerdo sobre cambio climático, Rousseff tenía previsto almorzar con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. La oposición en Brasil criticó duramente la decisión de la mandataria de ir a presentar su versión de los hechos ante un foro internacional. El senador Cassio Cunha Lima, del partido PSDB (del expresidente Fernando Henrique Cardoso), la calificó de "crimen de lesa patria". De su lado, Temer aseguró el jueves en una entrevista a The Wall Street Journal que "cada paso del impeachment está en concordancia con la Constitución". "¿Cómo esto es un golpe?", preguntó. También la dirigente ecologista y excandidata presidencial Marina Silva criticó el viaje de la presidenta a Nueva York, y afirmó que "decir que hay un golpe de Estado, en busca de apoyos para permanecer en el poder, es agravar la crisis social, agravar la crisis política". Silva propone como salida a la crisis convocar a elecciones anticipadas, pero eso solo podría ocurrir si la justicia electoral llega a la conclusión de que la campaña de la fórmula Rousseff-Temer recibió dinero de las redes de corrupción de Petrobras en 2014, y convoca nuevos comicios.

Comentarios