Trump deja de lado a AL y Europa en su propuesta de política exterior

miércoles, 27 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, señaló hoy que de ganar los comicios impulsará una política exterior basada en los intereses de Estados Unidos, y que “reparará” el desastre económico y militar del actual gobierno. Trump calificó la política exterior de la administración del presidente Barack Obama como “un completo y total desastre”. “Es tiempo de sacudir el óxido de la política exterior de Estados Unidos. Es tiempo de invitar nuevas voces y nuevas visiones. Mi política exterior pondrá siempre los intereses de los estadunidenses y la seguridad de Estados Unidos sobre todo. Tiene que ser primero”, indicó Trump. Al presentar su visión de política exterior para un gobierno bajo su dirección, el magnate inmobiliario se presentó como el único candidato presidencial capaz de reorientar el curso que, aseguró, se perdió tras el fin de la Guerra Fría. No sólo eso, Trump también calificó la actual política exterior de ingenua, confusa, arrogante, “un desastre”. En un discurso de casi una hora pronunciado en un céntrico hotel de Washington, Trump delineó una agenda enfocada particularmente en Medio Oriente, el combate del islamismo radical y naciones como Irán, Rusia y China, omitiendo por completo a Europa y América Latina. La propuesta de política exterior ofrecida por el millonario de bienes raíces, destacó este día la agencia Notimex, descansa en cinco grandes apartados, el primero de los cuales fue el fortalecimiento del Ejército, aunque insistió que sólo recurrirá el uso de la fuerza como último y necesario recurso. Luego replanteó la presencia de Estados Unidos en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al insistir que el primero lleva el mayor peso de la carga económica, por lo que dijo que “los países que defendemos deben pagar su defensa”, y deben estar preparados para defenderse ellos mismos. De igual modo, dejó en claro que bajo su administración no se permitirá a Irán tener armas nucleares, y aseguró que bajo su gobierno Estados Unidos recobrará al respeto perdido, mejorará las relaciones con Rusia y usará el poder económico que ejerce sobre China para meter en cintura a Corea del Norte. También dijo que su gobierno no aceptará acuerdos comerciales que tengan un impacto adverso como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual calificó como “un desastre”, y advirtió que “habrá consecuencias” para las empresas estadunidenses que muevan sus operaciones a otros países. “El mundo es más pacífico y próspero cuando Estados Unidos es fuerte. Estados Unidos continuará jugando el papel de pacificador. Siempre ayudamos a salvar vidas y la humanidad misma, pero para jugar ese papel tenemos que hacer a Estados Unidos fuerte otra vez”, aseguró.

Comentarios