'Impráctica”, la medida de Trump sobre remesas: Obama

martes, 5 de abril de 2016
WASHINGTON (apro) – De “impráctico” calificó el presidente Barack Obama el plan de Donald Trump, aspirante a la nominación presidencial por el Partido Republicano, para obligar a México a pagar la construcción del muro en la frontera común para contener el flujo migratorio y de drogas. En un memorando de dos páginas enviado al periódico The Washington Post, Trump asegura que de ser presidente prohibiría el envío de remesas de inmigrantes mexicanos a México, y para restablecerlos, el gobierno mexicano tendría que entregarle de cinco mil a 10 mil millones de dólares para la construcción de la muralla en la frontera. “Las implicaciones con respecto a suspender las remesas, muchas de las cuales las hacen inmigrantes residentes legales o con permisos de trabajo para enviar dinero a sus familias, son imprácticas”, declaró el presidente Obama, durante un breve encuentro con reporteros en la Casa Blanca. El mandatario estadunidense acotó que la propuesta de Trump además sería complicada, porque se tendrían que rastrear todos los envíos de dinero que se hacen de Estados Unidos a México. “Buena suerte con ello”, declaró el presidente Obama. En su propuesta, el magnate de la industria de la construcción asegura que incluso aumentaría el costo de la emisión de visas para viajar a Estados Unidos, y el de la emisión de tarjetas de residencia permanente, con tal de reunir los fondos para la construcción del muro y sin que el dinero salga del bolsillo del erario estadunidense. En el documento enviado al Washington Post, el candidato a la nominación presidencial republicana, insiste en que con la suspensión del envío de remesas a México, el gobierno de Enrique Pena Nieto, se vería obligado a cumplir en tres días con el condicionamiento, porque sin el dinero que se manda desde Estados Unidos la economía del país se iría a la ruina. “Sobre las implicaciones de la economía de México, si se llegase a colapsar, creo que provocaría un mayor flujo de inmigrantes hacia el norte porque no podrían encontrar trabajo en su país. Pero esto no es más que otro ejemplo de algo que (Trump) no piensa antes de decirlo, que es para consumo político”, reviró el presidente Obama. En la breve sesión con los reporteros, el presidente de los Estados Unidos admitió que las cosas que está diciendo Trump podrían tener implicaciones negativas para la política exterior de su país. “De manera constante me llegan preguntas de líderes extranjeros sobre sugerencias raras que se hacen. Y quiero enfatizar que no son solamente las propuestas de Trump. También escuchamos preocupación por las propuestas de (Ted) Cruz – otro aspirante a la nominación presidencial republicana-”, remató Obama.

Comentarios