Atentados en Siria dejan más de 100 muertos

lunes, 23 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que al menos 101 personas murieron en las ciudades costeras sirias de Latakia y Tartous, en una serie de atentados que reivindicó el grupo terrorista Estado Islámico (EI). Entre los fallecidos hay varios niños y jóvenes que se dirigían a escuelas y universidades. En Tartous, el ataque se produjo alrededor de las 9:30 de este lunes (tiempo local) en la estación de autobuses central, situada a la entrada de la ciudad. A la primera explosión de un coche bomba le siguieron otras dos provocadas por suicidas, que causaron más víctimas entre aquellos que asistían a los heridos. "Hay 38 muertos y restos de al menos tres personas más. Hemos recibido 45 heridos", informó el responsable de comunicación de Tartous. Se trata del primer ataque terrorista sufrido en Tartous, región mayoritariamente alauí y la única que ha permanecido ajena a los combates en una guerra que entra en su sexto año. Sin embargo, esta localidad –con una población de 100 mil habitantes– es conocida como la ciudad de los mártires, al ser la que más soldados ha entregado a las filas del Ejército sirio con 5 mil 500 uniformados muertos en combate. Otro triple atentado golpeó casi simultáneamente la localidad de Jableh, donde causó al menos 45 muertos y docenas de heridos, según la agencia nacional de noticias siria, Sana. En esta localidad costera situada a 25 kilómetros al sur de Latakia, dos coches bomba estallaron simultáneamente: uno en la estación de autobuses y otro en una central eléctrica cercana. En el tercer ataque, un suicida se detonó con un cinturón explosivo dentro del hospital nacional. "No podemos dar cifras oficiales porque hay heridos muy críticos y varios han fallecido ya", aseguró desde el lugar del atentado Abed Al rahim, responsable de prensa de la municipalidad de Latakia. El Observatorio precisó que en Yabla un vehículo cargado con explosivos estalló primero cerca de la estación de autobuses y poco después dos suicidas detonaron los cinturones bomba que llevaban adosados a sus cuerpos en el mismo lugar. Un tercer terrorista suicida hizo explotar la bomba que llevaba encima en las proximidades de la Dirección General de Electricidad y cerca de la entrada de ambulancias de un hospital. Por su parte, fuentes internas de seguridad siria informaron de la detención de un cuarto suicida cuyo cinturón de explosivos no llegó a estallar. Minutos después de los ataques, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó sus condolencias a su homólogo sirio, Bashar Asad, y reafirmó su disposición a cooperar en la lucha antiterrorista. "El líder de Rusia subrayó que esta tragedia es una nueva prueba de la naturaleza bárbara e inhumana de los grupos terroristas que desencadenaron una guerra sangrienta contra el pueblo de Siria", dice el telegrama enviado por el mandatario ruso a su par sirio. Putin reafirmó su disposición de colaborar con los socios sirios para hacer frente a la amenaza terrorista y reiteró la seguridad que los terroristas no podrán evitar el castigo. Además, el Ministerio de Exteriores de Rusia publicó un comunicado en el que condenó los ataques terroristas perpetrados en las ciudades sirias. "Fueron perpetrados con el único objetivo de frustrar el cese de los combates, vigente en Siria desde el 27 de febrero, y en general torpedear los esfuerzos para el arreglo de la crisis siria", dice el texto.

Comentarios