Republicanos comienzan a ungir a Trump como su candidato presidencial

miércoles, 4 de mayo de 2016
WASHINGTON (apro).- Legisladores federales y dirigentes del partido republicano comenzaron a unirse a la campaña de Donald Trump, a quien ya consideran como su candidato presidencial inevitable, después de su victoria en la elección primaria de Indiana y el retiro de la contienda de Ted Cruz y John Kasich. Frente a la realidad electoral de su partido, los dirigentes republicanos se quedaron sin opciones tras las renuncias de Cruz y Kasich a la contienda por la nominación presidencial, por lo que comenzaron a unir fuerzas para respaldar a Trump en lo que ya es la campaña presidencial del polémico empresario, multimillonario y magnate de la industria de la construcción. “Esta es ya una campaña general por la Presidencia”, declaró Trump, luego de conocer la decisión de Kasich, gobernador del estado de Ohio, quien este día anunció su declinación a luchar por la nominación presidencial republicana. Ya sin contrincantes en el camino, Trump es técnicamente el candidato presidencial de los republicanos, quien deberá ser ungido como tal en la Convención Nacional de su partido, que se celebrará del 18 al 21 de julio en Cleveland, Ohio. Con nueve elecciones primarias pendientes que concluyen el próximo 7 de junio, Trump ya no tiene la menor preocupación por ganar los mil 237 delegados electorales requeridos para ganar la nominación. Sin contendientes en el proceso, es cuestión de trámite el que Trump sea nombrado candidato presidencial para enfrentarse a los demócratas en las elecciones del martes 1 de noviembre. “Tengo que suspender mi campaña por la nominación presidencial ante la realidad que han dictado los electores”, declaró Kasich en conferencia de prensa, donde confirmó su salida de la carrera contra Trump por el banderín presidencial republicano. La renuncia del gobernador de Ohio a sus aspiraciones políticas ocurrió a menos de 24 horas de la victoria de Trump en Indiana, y de la salida de Cruz, senador por el estado de Texas, quien era considerado como el más peligroso aspirante para el magnate. “John (Kasich) podría ser un buen vicepresidente”, declaró Trump en una entrevista con la cadena de televisión CNN, luego de conocer la salida del gobernador de Ohio. “Estoy feliz con todo lo que ha ocurrido a mi favor. Creo que tengo amplias posibilidades de ganar la elección presidencial”, destacó Trump en la entrevista con CNN, durante la cual ya se asumió como el candidato presidencial republicano. Aun cuando en la dirigencia del Partido Republicano la candidatura de Trump es algo indeseado, varios de sus integrantes se alinearon ya a la campaña del multimillonario que buscaría derrotar a Hillary Rodham Clinton, la también casi segura candidata presidencial por el Partido Demócrata. Entre los primeros legisladores republicanos quienes habían denostado a Trump y que ahora lo apoyan como el candidato presidencial de su partido destacan el representante federal por el estado de Texas, Louie Gohmert; el presidente del Comité Nacional del Partido Republicano Reince Priebus; la senadora federal por el estado de Nueva Hampshire, Kelly Ayotte, y su colega por el estado de Maine, Susan Collins. El respaldo a la campaña presidencial de Trump de la dirigencia republicana aumentará conforme se acerque la celebración de la Convención Nacional de su partido. Las encuestas nacionales, después de lo ocurrido en Indiana y el retiro de Cruz y Kasich, mantienen el pronóstico de que con Trump como candidato presidencial el Partido Republicano está destinado a la derrota en los comicios presidenciales de noviembre ante la exprimera dama Clinton.

Comentarios