Contabiliza ACNUR 65.3 millones de desplazados en 2015

lunes, 20 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La violencia, la guerra y las violaciones a los derechos humanos, aunado a las crisis políticas y económicas, obligaron al desplazamiento forzado de 65.3 millones de personas en 2015, informó hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El organismo de la ONU se mostró alarmado ante el incremento imparable del desplazamiento forzado en los últimos años, que tuvo su récord el año anterior. En 2011 contabilizó 42.5 millones de personas en esa condición y 45.2 millones al año siguiente, cifra que se elevó en 2013 a 51.2 millones y en 2014 alcanzó 59.5 millones. “Estos números no han hecho más que crecer”, destacó. Según un informe presentado este lunes, el año pasado 21.3 millones de personas poseían el estatuto de refugiado, 3.2 millones tramitaron su solicitud de asilo y otros 40.8 millones huyeron de sus hogares, pero permanecieron en sus países en condición de desplazados internos. El documento destaca que 11 mil 333 mexicanos vivían en el extranjero como refugiados a finales de 2015 y otros 46 mil 253 esperaban que autoridades de otros países decidieran si procedían sus solicitudes de asilo. De ellos, 19 mil 300 solicitaron el asilo a Estados Unidos. El año pasado estallaron nuevos conflictos en Burundi, Irak, Libia, Níger y Nigeria, que se añadieron a las guerras irresueltas en Siria, Afganistán, República Centroafricana, República Democrática de Congo, Sudán del Sur, Somalia y Yemen. Sin embargo, 54% de los refugiados en 2015 provenían solamente de tres países: Siria, Afganistán y Somalia. Los conflictos en esas naciones forzaron a más de un millón de personas a intentar la peligrosa travesía del Mar Mediterráneo para alcanzar las costas europeas. Según el ACNUR, 3 mil 771 refugiados fallecieron ahogados en los naufragios de las precarias embarcaciones que emplean los traficantes de personas. El informe también señala que “durante 2015 se desató otra crisis de protección en América Central que ha afectado a la región inmediata y Norteamérica”. Precisa: “El aumento de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras obligó a miles de mujeres, hombres y niños a abandonar sus casas, principalmente hacia México y Estados Unidos”. Recuerda, asimismo, que el número de solicitudes de asilo provenientes de los países del Triángulo Norte de Centroamérica se multiplicó por cinco en los últimos tres años, al pasar de 20 mil 900 en 2012 a 109 mil 800 el año pasado. A finales de 2015, sostiene, vivían en México 2 mil 923 refugiados, mientras que las autoridades analizaban las solicitudes de asilo de otros mil 350. El ACNUR señala que nueve de cada diez personas que huyeron de la violencia se refugiaron en un país en desarrollo, generalmente fronterizo con su país de origen. En Turquía, por ejemplo, la situación humanitaria se complicó gravemente el año pasado, ya que tuvo que lidiar con la llegada de cerca de un millón de refugiados desde el inicio y hasta el final de 2015. Al concluir el año, 2.54 millones de refugiados vivían en campos ubicados en Turquía, mientras que en Líbano, otro país fronterizo con Siria, la población refugiada alcanzó el 18% de la población total. El desplazamiento interno es otro de los fenómenos cuyo crecimiento exponencial preocupa a ACNUR. En dos décadas, apunta, la cifra de desplazados internos se multiplicó por diez, al pasar de 4.3 millones en 1995 a 40.8 millones el año pasado. En Yemen, por ejemplo, en 2015 uno de cada diez habitantes se vio obligado a desplazarse al interior del país para huir de la guerra civil y los bombardeos de la coalición internacional liderada por Arabia Saudita.

Comentarios