Atentado con coche bomba en Turquía deja 11 muertos y 36 heridos

martes, 7 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una explosión con coche bomba cerca de un autobús de la policía turca en el centro de Estambul dejó un saldo de 11 muertos y 36 heridos, tres de los cuales se encuentran en estado crítico. Es el cuarto atentado importante de este año en la ciudad más grande de Turquía. El vehículo fue detonado en el distrito Vezneciler, cerca de la principal zona turística donde también se encuentra la Universidad de Estambul y la oficina del alcalde de la ciudad turca y justo cuando pasaban autobuses de la policía, informó el gobernador de Estambul, Vasip Sahin. “Un ataque con coche bomba fue llevado a cabo contra vehículos que transportaban a nuestra policía de respuesta rápida y que pasaban por la calle, lo que resultó en la muerte de siete policías y cuatro civiles”, detalló Sahin. Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del atentado de inmediato, sin embargo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a los rebeldes kurdos de estar detrás del ataque ya que éstos han protagonizado ataques similares, uno de ellos el mes pasado en la misma ciudad. “No es nuevo que la organización terrorista (denominación oficial del PKK) propague sus ataques en las ciudades”, dijo Erdogan en declaraciones a la televisión luego de visitar a heridos ingresados en un hospital de la ciudad. El estallido rompió escaparates y esparció escombros sobre las calles cercanas. El presidente francés, Francois Hollande, afirmó que el atentado refuerza “la voluntad y convicción” de Francia, de Turquía y la comunidad internacional, de luchar contra el terrorismo. Calificó de “odioso” y de “acto de violencia intolerable” el ataque perpetrado este martes en la ciudad turca. El ataque “debe más que nunca confortar nuestra determinación común de combatir todas las formas de terrorismo, dijo el mandatario francés quien también expresó su “entera solidaridad al pueblo turco” y envió sus condolencias a las familias y cercanos a las víctimas. Desde hace meses Turquía vive en estado de alerta, por una serie de atentados atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico o relacionados con la reanudación del conflicto kurdo. Turquía, miembro de la OTAN y de la coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos en Irak y Siria, realiza operaciones contra el EI en el norte sirio, donde los extremistas controlan numerosas zonas fronterizas lo que, según analistas, hace que el país sea más vulnerable ante el riesgo de atentados.  

Comentarios