Hillary Clinton, la primera mujer en ser candidata presidencial en EU

miércoles, 8 de junio de 2016
WASHINGTON (apro) – Hillary Rodham Clinton, se convirtió en la virtual candidata presidencial por el partido demócrata, y en la primera mujer en la historia de los Estados Unidos en abanderar a un partido político en la contienda por la Casa Blanca. Al concluir este martes el proceso de elecciones primarias en Estados Unidos, Clinton, la exprimera dama, exsecretaria de Estado y exsenadora federal, se adjudicó virtualmente la nominación al derrotar en los comicios de California, Nuevo México y Nueva Jersey al senador Bernie Sanders. Aun cuando fue hasta la mañana de este miércoles cuando oficialmente se declaró ganadora en California, a la exsenadora por el estado de Nueva York le fue suficiente con la victoria en Nuevo México y Nueva Jersey, para conseguir más de los dos mil 383 delegados necesarios para ganar la nominación presidencial de los demócratas. Luego del resultado electoral al concluir los comicios primarios en Estados Unidos, todo indica que la presidencia será disputada entre Clinton por los demócratas y el empresario y multimillonario Donald Trump, por el parte del partido republicano. “Anoche se capitalizó un largo, largo viaje”, declaró triunfante Clinton al conocer los resultados de la elección primaria en Nuevo México y en Nueva Jersey Sanders, quien le ganó a la exprimera dama las primarias en Dakota del Norte, Montana y empató con ella en Dakota del Sur, con su derrota en California, Nuevo México y Nueva Jersey, vio colapsadas sus posibilidades de ganar la nominación presidencial. “Debemos unirnos para derrotar a los republicanos y eliminar la amenaza de Trump”,  destacó Clinton en su discurso triunfal para encomiar a los seguidores de Sanders a que se unan a su causa y la respalden en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Oficialmente, Clinton tiene que recibir la nominación presidencial durante la Convención Nacional del Partido demócrata, que se celebrará del 25 al 28 de julio en Filadelfia, Pensilvania. Pese a la derrota, el senador Sanders prometió seguir combatiendo a Clinton hasta la Convención, donde los delegados y superdelegados del partido tendrán nuevamente que votar para elegir a su candidato presidencial. La votación en la Convención Nacional demócrata, es meramente un proceso burocrático electoral, aunque legalmente pudiera ocurrir que los delegados y superdelegados elijan a otro candidato o candidata distinta al acreedor o acreedora de los dos mil 383 delegados requeridos para ganar el banderín en los comicios primarios. Los delegados y superdelegados, del partido demócrata y del republicano, son dirigentes políticos y representantes federales o estatales que representarán a los 50 estados de la Unión Americana en las Convenciones, donde tendrán que votar por aclamación al nominado o nominada presidencial. En el caso de Trump, quien a diferencia de Clinton no tiene contrincante, deberá ser declarado candidato presidencial durante la Convención Nacional del Partido Republicano que se llevará a cabo del 18 al 21 de julio en Cleveland, Ohio. Obama felicita a Clinton y Sanders En los primeros minutos de este miércoles, la Casa Blanca divulgó un comunicado de prensa para informar que el presidente Barack Obama, llamo por teléfono a Clinton y a Sanders. “El presidente llamó a ambos candidatos para felicitarlos por llevar a cabo una campaña que inspiró y generó energía entre los demócratas”, destacó la Casa Blanca. La llamada telefónica de Obama a los candidatos, fue interpretada como el esfuerzo presidencial para unir al partido en torno a Clinton aun cuando el mandatario no le ha dado su endoso oficial. “El presidente felicitó a la exsecretaria (de Estado) Clinton por asegurar los delegados necesarios para amarrar la nominación para presidente. Su histórica campaña inspiró a millones de estadunidenses y es una extensión de su lucha vitalicia por las familias y niños de la clase media”, matizó la Casa Blanca. En paralelo, la oficina de prensa de la mansión presidencial dio a conocer que este jueves Obama se reunirá con Sanders, para hablar sobre los temas que están juego en estas elecciones. El encuentro entre Obama y Sanders en la Casa Blanca, se interpretó de inmediato como el intento que realizará el presidente para convencer al senador federal de que decline en sus aspiraciones de seguir disputándole la nominación a la exprimera dama. Elección histórica y competida La victoria de Clinton abre un panorama único en la historia electoral y política de Estados Unidos. En las elecciones presidenciales del próximo martes 8 de noviembre, por primera vez la Oficina Oval de la Casa Blanca será disputada por una mujer; del lado demócrata, y por un empresario multimillonario que no es cepa del partido republicano. Aun cuando la persistencia de Sanders de continuar disputando la nominación hasta la Convención Nacional demócrata pareciera ser una misión casi imposible, el que este senador federal por el estado de Vermont se mantenga firme y con millones de seguidores de su lado, denota cierta incisión entre los votantes demócratas. De acuerdo con las encuestas nacionales sobre las preferencias electorales entre los demócratas, los jóvenes y las mujeres, en mayoría, no apoyan a Clinton como candidata presidencial ya que la consideran una ambiciosa de poder que ha permanecido por muchos años en el sistema político tradicional del país. Respecto a las probabilidades de triunfo en las elecciones presidenciales de noviembre, la mayoría de los sondeos de los medios nacionales estadunidenses ofrecen resultados encontrados. El resultado de una gran mayoría de las encuestas de opinión a nivel nacional, vaticinan que Clinton derrotaría a Trump en las elecciones. También hay sondeos que le dan la victoria al empresario multimillonario frente a Clinton. Con Sanders como candidato presidencial de los demócratas, los medios de comunicación que han recogido el sentir de los electores anotan victoria electoral del senador por Vermont sobre Trump, mucho más amplia que la que podría propinarle Clinton. La exsecretaria de Estado y esposa del expresidentes Bill Clinton, tiene ahora el reto crucial de unir a los demócratas en torno a su candidatura para que en la Convención Nacional sea aclamada, pese a las objeciones de Sanders a quien debe atraer a su plataforma electoral para poder fortalecerse frente a Trump. El partido republicano y sus dirigentes que están más divididos que los demócratas, en torno a la virtual candidatura presidencial de Trump, han prometido cerrar filas para vencer a Clinton en noviembre. La tarea de los dirigentes republicanos se ve difícil, tomando en cuenta que Trump, con sus polémicas declaraciones y posiciones políticas, sigue polarizando a los electores estadunidenses, especialmente a los hispanos a quienes no deja de etiquetarlos de manera discriminatoria por su etnicidad. De forma específica y más directa a los electores estadunidenses de origen mexicano o por naturalización nacionales estadunidenses. Dentro de la dirigencia republicana la preocupación de ver a Clinton convertirse en presidenta del país es mayúscula, por lo que se crece el rumor de que durante la Convención Nacional en Cleveland, podría surgir un caballo negro que dispute a Trump la nominación. Otra posibilidad de la que se habla en Washington, es que aparezca un candidato presidencial independiente, quien podría ser un político republicano bien posicionado a nivel nacional que pueda tener mayores posibilidades que Trump frente a Clinton en las elecciones del próximo martes 8 de noviembre.

Comentarios