Pide Obama unidad ante la profunda división racial en EU

martes, 12 de julio de 2016
WASHINGTON (apro).- Ante la profunda división racial que se vive en Estados Unidos, luego de la masacre de cinco policías y el asesinato de dos civiles afroamericanos a manos de oficiales, el presidente Barack Obama pidió unidad y encomió a los estadunidenses a reconocer el problema del racismo para corregirlo de la manera más correcta. “Simplemente no podemos voltearnos y desdeñar a aquellos que realizan manifestaciones pacíficas, catalogarlos como problemáticos o paranoicos. No podemos desdeñarlos y considerarlos como un síntoma de lo que es políticamente correcto de un racismo a la inversa”, declaró Obama durante la ceremonia luctuosa celebrada en Dallas, Texas para honrar a los policías asesinados la semana pasada. El mandatario estadunidense hizo un recorrido de la historia reciente sobre los problemas raciales en su país, y admitió que las tensiones entre los departamentos de policía y las minorías étnicas tienen un trasfondo de esa naturaleza. La ejecución de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton B. Sterling en Baton Rouge, Louisiana, a manos de oficiales, suscitó que la semana pasada se realizaran manifestaciones en distintas ciudades de Estados Unidos para expresar el repudio contra el abuso policiaco hacia las minorías étnicas, en especial la comunidad afroamericana. La manifestación realizada en Dallas resultó en una tragedia cuando dos francotiradores afroamericanos se apostaron en los techos de edificios y mataron a cinco policías. “Lo de Minnesota y Baton Rouge son actos de odio racial, de una violencia demencial”, destacó este martes el presidente Obama, quien estuvo acompañado de su esposa Michelle, el vicepresidente Joe Biden, el expresidente George W. Bush y las autoridades civiles y policiales de Dallas. En el acto luctuoso insistió en la gran necesidad de reconciliar las diferencias de raza, y dijo que el esclavismo, la discriminación y la segregación racial en Estados Unidos no se desvaneció con la promulgación del Acta de los Derechos Civiles, hace 50 años. “Las relaciones raciales han mejorado dramáticamente en mis años de vida, quienes los niegan deshonran la lucha que nos ayudó a lograr estos progresos, pero sabemos que las tendencias raciales siguen latentes, lo sabemos”, subrayó el presidente. Y pidió que en la lucha por el entendimiento racial, toda la sociedad de su país enseñe a las nuevas generaciones que las divisiones de ese tipo son parte del pasado y de un odio étnico que genera tragedias. Asimismo, exhortó a los policías a entender las denuncias de las minorías étnicas, sobre todo por los hechos y la forma tendenciosa con que se aplica la ley en muchos lugares. Como ejemplo el presidente citó la realidad de un civil afroamericano, quien por el color de su piel es detenido constantemente por la policía cuando maneja en las carreteras, y corre mayores riesgos de ser enviado a la cárcel y sentenciado a cadena perpetua por algún delito, que si es cometido por un ciudadano blanco no recibe un castigo similar. En su mensaje, Obama también reconoció que los problemas raciales, combinados con las leyes que facilitan la venta de armas, son una combinación letal para Estados Unidos. “Inundamos nuestras comunidades con tantas armas que son tan fácil de conseguir, que hasta un adolescente puede comprar una pistola semiautomática”, admitió.

Comentarios