Votantes juzgarán a Trump por tema del muro: Casa Blanca

miércoles, 13 de julio de 2016
WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca reaccionó con cautela ante la decisión del Partido Republicano de incluir en su plataforma política el tema de la construcción de un muro a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, como lo pide su virtual candidato presidencial, Donald Trump. “Está claro que tenemos diferencia sobre cómo abordar el asunto (de seguridad fronteriza), pero al final serán los votantes estadunidenses los que decidirán cuál es la mejor forma de enfrentar el tema”, declaró Josh Earnest, el vocero del presidente Barack Obama. En la plataforma política del Partido Republicano que se aprobará la próxima semana durante la Convención Nacional, en Cleveland, Ohio, donde se ungirá a Trump como candidato presidencial, se incluyó como objetivo el construir un muro a lo largo y ancho de la frontera con México. El muro fronterizo que ha sido puntal en la campaña proselitista de Trump se edificaría para presuntamente contener el flujo de indocumentados, al del narcotráfico y al contrabando. En sus mensajes proselitistas, Trump asegura que, de ganar la presidencia en los comicios del próximo martes 8 de noviembre, levantará el muro fronterizo y obligaría al gobierno de México a financiar el costo de esa construcción. En la plataforma política que se está redactando en Cleveland se incluyó el asunto del muro, no obstante que se dejó fuera la demanda de su virtual candidato presidencial de obligar al gobierno de México a cubrir los costos del proyecto fronterizo. “Es una demanda que ha sido la propuesta del nominado presidencial de los republicanos, le dejo a él que haga la defensa que quiera sobre el proyecto”, acotó Earnest al ser cuestionado sobre el tipo de mensaje que envía a la comunidad mexico-estadunidense el querer amurallar la frontera con México. La Casa Blanca explicó que las propuestas de Obama sobre las cuestiones de la frontera con México son pragmáticas, enfocadas a destinar recursos humanos y técnicos para la vigilancia en la zona limítrofe con el fin de contener la inmigración indocumentada. “El presidente también apoya un paquete de reforma migratoria de sentido común, con la que se haga una inversión grande en seguridad fronteriza que ya sería una ley de no haber sido bloqueada por los republicanos”, rememoró el vocero presidencial. La Casa Blanca aprovechó el cuestionamiento para incluso culpar a los republicanos por los problemas migratorios que enfrenta el país, que han sido usados por Trump como “anzuelo” para atraer el respaldo del sector más conservador de Estados Unidos, que se opone a la regularización del estatus de residencia de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país. “Para resolver las imperfecciones del sistema migratorio, el presidente ha usado el poder de su autoridad ejecutiva”, concluyó el portavoz de la Casa Blanca.

Comentarios