Afroamericanos hacen su agosto con souvenirs de Trump

martes, 19 de julio de 2016
CLEVELAND, Ohio (apro).- En las calles aledañas a la Arena Quicken Loans, de Cleveland, donde este jueves 21 Donald Trump será proclamado como candidato presidencial del Partido Republicano, no hay diferencias raciales, no por lo menos en una cuadra, donde anglosajones y afroamericanos sacan ventaja del polémico empresario y magnate de la industria de la construcción. En la esquina de las calles Euclid y 3 West, toda una cuadra está dedicada a la venta de camisetas, gorras, calcetines, cereales, banderas, bolsas, prendedores, figurines y todo tipo de afiches con la imagen de Trump y de su acérrima enemiga Hillary Rodham Clinton, la virtual candidata presidencial demócrata. Los más de dos mil delegados electorales republicanos que asisten a la Convención Nacional de su partido que se lleva a cabo en esta ciudad, no tienen empacho en la compra de todo tipo de souvenirs con la imagen de Trump y la leyenda “Make America great again” (“Hacer a Estados Unidos otra vez una gran nación”). No obstante que Trump es un político rechazado por casi todo el total de la población afroamericana de Estados Unidos, en Cleveland son los vendedores afroamericanos quienes lo están aprovechando para ganarse unos dólares. “Hojuelas Trump” y “Hillary Crujiente”, dicen las cajas del cereal político que se vende en la Convención Republicana en Cleveland. “Construir el muro”, se lee en la leyenda de las camisetas que aluden a las propuestas de seguridad fronteriza de Trump. “Calcetines Trump”, grita el joven afroamericano que vende las calcetas con el rostro de Trump. Los muñecos con cabeza tambaleante del casi ya candidato presidencial republicano es el recuerdito de Cleveland con mayor demanda. Su precio, la módica cantidad de 30 dólares. Camisetas con el emblema de la presidencia de Estados Unidos con Trump al medio de éste y gritando “derrotaré a Hillary”, son una de las prendas más buscadas por los asistentes a la Convención Nacional del Partido Republicano. “A mí no me interesa quién gane la presidencia, todos los políticos son iguales. Yo estoy aquí para ganar dinero y darle de comer a mi familia”, dijo a Apro un joven afroamericano vendedor de gorras, camisetas y prendedores, quien no quiso dar su nombre. “Donald Fucking Trump”, dice la leyenda de otra camiseta con gran demanda entre los delegados republicanos. Mientras en la cuadra donde se encuentran las “Tiendas Trump”, de las que afroamericanos y sajones sacan provecho por igual, a dos cuadras de ahí, en la plaza pública, diminutos grupos de organizaciones sociales seguían denunciando al empresario como la amenaza a la estabilidad y seguridad de Estados Unidos.

Comentarios