Asesinan a periodista en Ucrania con bomba en el coche

miércoles, 20 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El periodista Pavel Sheremet, de 44 años de edad, murió esta mañana al estallar una bomba que fue puesta en un automóvil, en Kiev, la capital de Ucrania. Ukrainska Pravda –el medio en internet más destacado del país– precisó que el reportero perdió la vida en una explosión después de subir a su automóvil para ir a su oficina en la estación de radio donde era locutor de un programa. De acuerdo con un despacho informativo de la agencia AP, Sheremet, había irritado a las autoridades en Bielorrusia y Rusia antes de trasladarse a Ucrania, donde dijo que había menos obstáculos para el periodismo independiente. El vehículo donde estalló la bomba era de la editora Olena Prytula, compañera de Sheremet y fundadora de la emisora. Imágenes del lugar mostraban el chasis chamuscado de la unidad en medio de una calle adoquinada. Tras el ataque, el presidente ucraniano ordenó protección para Prytula, informó el Ministerio del Interior. En un mensaje por Facebook, Zoryan Shkiryak, asesor de la ministra del Interior, dijo que el artefacto explosivo –que se estima contenía alrededor de 600 gramos de TNT– fue colocado debajo del carro, y explicó que quizás fue una bomba programada a cierta hora, o tal vez detonada a control remoto. Desde el lugar del crimen, la ministra del Interior Khatiya Dekanoidze dijo a las televisoras que ella personalmente supervisará la investigación. "Estamos considerando todas las hipótesis", destacó Dekanoidze, y aseguró que resolver el crimen es "sumamente importante, una cuestión de honor" para la policía de Kiev. Dekanoidze también sostuvo que agentes del FBI llegarían pronto a Kiev para ayudar en la investigación, y exhortó a los políticos ucranianos a no hacer comentarios prematuros sobre el posible motivo del atentado contra el periodista. Y es que horas antes varios políticos ucranianos manifestaron su sospecha de que Rusia habría orquestado el asesinato. Según el diario ruso Novaya Gazeta, varios familiares y amigos de Sheremet y Prytula habrían dicho recientemente que se sentían perseguidos.

Comentarios