Rey Felipe VI pide a Rajoy buscar acuerdos políticos para formar gobierno

jueves, 28 de julio de 2016
MADRID (apro).- El presidente en funciones Mariano Rajoy aceptó este jueves el encargo del rey Felipe VI para buscar apoyos suficientes de los otros partidos políticos con el fin de formar nuevo gobierno para España y evitar unas terceras elecciones. Sin embargo, no fue preciso ni en el plazo para conseguirlo, ni si se presentará o no a la investidura para obtener la confianza del Congreso de los Diputados, debido a que hasta el momento solo cuenta con 137 votos del Partido Popular (PP), con una dura oposición del resto de fuerzas políticas. Como jefe de Estado, el monarca concluyó esta tarde su ronda de contactos políticos con todos los partidos tras las elecciones del 26 de junio (26-J), y en el último encuentro con Rajoy, como líder de la fuerza más votada, le encargó que formara gobierno. “Haré todos los esfuerzos posibles para forjar los acuerdos que España necesita”, dijo Rajoy al comparecer ante la prensa, luego de ver al rey. Desde el Palacio de la Moncloa, sede del gobierno, anunció que este viernes reanudará los contactos con todos los partidos, pero “de manera preferente” con las “fuerzas constitucionalistas”, con las que ve “razonable encontrar acuerdos”. Dijo que si no es posible la opción de un pacto de gobierno con las fuerzas constitucionalistas, estará “abierto” a explorar formar un gobierno en minoría solo con los apoyos del PP, siempre y cuando el resto de grupos garanticen una “lealtad mínima” a los objetivos de estabilidad presupuestaria, elaboración de presupuestos o líneas fundamentales de política exterior. “En un plazo razonable de tiempo informaré del resultado, de los apoyos recibidos y, en consecuencia, si estoy en condiciones de formar gobierno”, dijo. No quiso “adelantar vísperas” cuando los periodistas le preguntaron si el aceptar el encargo del rey, implicaba que se presentaría a la investidura incluso sin tener los apoyos suficientes. Antes que Rajoy, el líder de los socialistas Pedro Sánchez se reunió con el monarca, a quien le dijo que el PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy. “No vamos a apoyar a quien queremos cambiar”. Sánchez no quiso responder a las frecuentes preguntas de si él se presentaría a la investidura, si Rajoy no lo consigue. Explicó que transmitió al rey que “para superar el actual bloqueo político”, que ya alcanza siete meses, “es necesario que se produzca la investidura”, para que “se ponga en marcha el reloj de la democracia”. Aclaró que no va a entorpecer las negociaciones del señor Rajoy en busca de acuerdos, pero consideró que el actual presidente en funciones tiene la obligación de someterse a un debate de investidura. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, transmitió al rey que solo contempla “una vía”, que Rajoy dijera sí al rey y se presente al debate de investidura y no vuelva a negarse, como en diciembre pasado. Explicó que las dos opciones son para las que se ofrece su partido: una es un gobierno “fuerte, constitucionalista, con las manos limpias y de amplios consensos”, en el que estén PP, PSOE y Ciudadanos. Y el plan B sería un gobierno del PP en minoría presidido por Rajoy, que contaría con apoyos puntuales de la oposición para sacar adelante los aspectos fundamentales de la legislatura.

Comentarios