El FBI exonera a Hillary Clinton por manejo de información clasificada

martes, 5 de julio de 2016
WASHINGTON (apro) – El Buró Federal de Investigaciones (FBI) exoneró de cualquier cargo judicial a la virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, por el caso del manejo de información clasificada y confidencial del gobierno federal, cuando era Secretaria de Estado. “Después de una revisión minuciosa, hemos llegado a conclusión que respalde la conclusión de que la exsecretaria cometería un delito”, dijo en conferencia de prensa James B. Comey, director del FBI. De acuerdo con la investigación del FBI a la que fue sujeta la también exprimera dama y exsenadora federal, la virtual candidata presidencial no fue muy cuidadosa al utilizar una cuenta de correo electrónica personal para el manejo de información clasificada. A pesar de ello, Comey aclaró que la falta no da para un encausamiento criminal, como piden los republicanos y su virtual candidato presidencial, Donald Trump. “A cualquier otro empleado federal que haya usado un servidor y un correo electrónico personal para manejar información confidencial, se le hubiese impuesto una sanción administrativa”, subrayó el director del FBI. “A nuestro juicio, no existe un proceso de encausamientos razonable para este caso”, destacó Comey. La conclusión de la investigación del FBI sobre Clinton, ahora tendrá que ser analizada por la procuradora General de Justicia de los Estados Unidos, Loretta Lynch. La semana pasada la titular del Departamento de Justicia, adelantó que aceptaría las conclusiones a las que llegara el FBI por el caso de Clinton. En la rueda de prensa Comey delineó que durante la investigación se leyeron más 30 mil correos electrónicos que salieron y entraron de la cuenta personal de Clinton. El FBI entrevistó decenas de funcionarios y exfuncionarios del Departamento de Estado, y analizó los posibles riesgos a la seguridad nacional que los republicanos sostienen se expusieron con los correos electrónicos. “Nunca se borraron correos electrónicos con el propósito de ocultar la información”, destacó Comey. A poco más de un año de que el Departamento de Justicia ordenara la investigación sobre los correos electrónicos personales de Clinton, los republicanos y Trump habían estado aprovechando esta situación para hacer un escándalo político con fines electorales. A la exprimera dama se le ha acusado de todo, de cometer delitos federales y de poner en riesgo a la seguridad nacional del país. Tras los ataques en Benghazi, Libia, al personal diplomático de Estados Unidos que le costó la vida al embajador Chris Stevens, en el Comité Selecto de la Cámara de Representantes, los republicanos armaron como un proceso de inquisición política contra Clinton. Los republicanos la acusaron de negligencia por ataque a los diplomáticos y cuando descubrieron que usó un correo electrónico para el manejo de información clasificada sobre el caso, empujaron la investigación criminal. Las conclusiones de la investigación del FBI, fueron como un tanque de oxígeno para Clinton, quien precisamente recibió la noticia horas antes de aparecer en un evento proselitista, en Carolina del Norte, acompañada del presidente Barack Obama, quien arrancó su participación en la campaña presidencial para respaldar a la virtual candidata demócrata y derrotar a Trump.

Comentarios