Justicia ordena embargo precautorio sobre bienes de expresidenta de Argentina

miércoles, 6 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un juez inhibió hoy los bienes de la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en el marco de una causa en la que se le acusa de perjuicio a la administración pública. El juez Claudio Bonadío dispuso la medida luego que la exmandataria acudió a los tribunales para recibir la notificación de su procesamiento en la investigación por la millonaria venta de dólares realizada por el Banco Central durante su mandato, reseñó este día Notimex. Bonadío procesó a Fernández de Kirchner en mayo pasado junto al exministro de Economía, Axel Kicillof, y el extitular del Banco Central, Alejandro Vanoli, y también les impuso un embargo de un millón de dólares a cada uno. El año pasado, que fue el último del gobierno kirchnerista, el Banco Central vendió dólares por anticipado a empresas y bancos a un precio oficial, pero el valor de estas divisas se incrementó en diciembre, ante la brusca devaluación decretada por el presidente Mauricio Macri. Esto permitió que quienes compraron dólares “a futuro” a un precio promedio de 10 pesos por unidad, ahora puedan cobrarlos a una cotización de entre 14 y 15 pesos, diferencia que debe pagar el Estado, lo que provocó pérdidas superiores a los 300 millones de dólares. Pese a que el Banco Central es autónomo, Bonadío consideró que las operaciones no pudieron realizarse sin el aval de la presidenta y de Kicillof, por lo que primero los imputó y luego los procesó y los acusó del delito de “administración infiel con perjuicio al Estado”. Bonadío es un juez opositor al kirchnerismo y el primero que procesó judicialmente a la expresidenta, quien enfrenta otras causas en las que se le acusa de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Según el juez, la expresidenta "hizo uso de una estructura de poder que presidía en razón de su cargo para implementar una operatoria que vulneró las arcas públicas". “Mala y burra”, diputada anti Kirchner Cristina Fernández de Kirchner denunció hoy a una diputada por difamación, calumnias e injurias, y aseguró que hay un hostigamiento judicial injustificado en su contra. Al salir de los tribunales, Fernández de Kirchner dijo a los periodistas que la diputada Margarita Stolbizer, “además de mala es burra, eso es un problema, porque si a la maldad se le suma la ignorancia, es un cóctel peligroso”. Stolbizer denunció la víspera que la expresidenta y sus hijos Máximo y Florencia Kirchner podrían haber ocultado millones de dólares en cajas de seguridad que no están declaradas dentro de sus bienes. En respuesta, la expresidenta inició una causa judicial en contra de la legisladora, al afirmar que su patrimonio está declarado y explicar por qué cambió sus ahorros del estatal Banco Nación a un banco privado, y los pasó de pesos a dólares. “¿Por qué dolaricé? Porque la verdad no sé qué va a hacer esta gente (el gobierno de Mauricio Macri) con la economía, no se los ve con mucha orientación económica”, afirmó. Stolbizer había exigido que la justicia investigara los movimientos “sospechosos” de las cuentas bancarias de la expresidenta, quien actualmente está procesada en una causa en la que se le acusa de perjuicio a la administración pública. Fernández de Kirchner advirtió que la legisladora opera junto con Claudio Bonadío, el juez que la procesó, para manipular la información de las causas judiciales en las que se le imputan diversos delitos. Por ejemplo, recordó los allanamientos que Bonadío ordenó en una decena de sus propiedades en la patagónica provincia de Santa Cruz, a raíz de una denuncia de Stolbizer. Los allanamientos, dijo, “fueron por una de las tantas denuncias que esta señora hizo contra mí y mi familia con información falsa”, como parte del indebido tráfico de información entre el juez y la diputada. La expresidenta aseguró que el juez le tiene una animadversión particular y que “ya quedó demostrado que el hostigamiento de algún sector del poder judicial reviste caracteres ridículos”.

Comentarios