Retrasa Obama el repliegue de 8 mil 400 soldados de Afganistán

miércoles, 6 de julio de 2016
WASHINGTON (apro).– El presidente Barack Obama decidió retrasar el repliegue de las tropas estadunidenses de Afganistán hasta por lo menos el final de su segundo mandato, en enero de 2017. “Como presidente y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas he dejado muy en claro que no permitiré que Afganistán se convierta en un refugio seguro de terroristas que nuevamente vuelvan a atacar a nuestra nación”, dijo Obama en el Salón Roosevelt, de la Casa Blanca. En su mensaje a la nación, el mandatario explicó que daba marcha atrás a su promesa original de reducir este año a 5 mil 500 soldados la presencia militar estadunidense en Afganistán. “Estados Unidos mantendrá aproximadamente unos 8 mil 400 soldados hasta el final de mi gobierno (enero 20 de 20017), el próximo año”, dijo el presidente. La decisión, y de acuerdo a la explicación que dio Obama a su país, se sustentó en las recomendaciones formuladas por altos comandos del Pentágono, con base en la situación y el estado de los objetivos que se tienen en estos momentos en Afganistán. “La situación de seguridad en Afganistán sigue siendo precaria”, subrayó Obama. Luego de hacer un recuento de los 14 años de presencia militar estadunidense en Afganistán, que inició tras los ataques terroristas a Washington, Nueva York y Pensilvania el 11 de septiembre de 2001, Obama abundó en detalles sobre los avances en materia de seguridad que se han alcanzado en ese periodo. Destacó que pese a la presencia de los elementos del Pentágono unos 320 mil soldados y policías afganos son los que tienen bajo su responsabilidad la seguridad y estabilidad de su país. Con la asesoría de logística y el adiestramiento militar que ha dado el Pentágono a las fuerzas de seguridad de Afganistán, Obama aseguró que se ha podido arrebatar el control que tenían Los Talibanes de algunos puntos territoriales. En este punto, Obama subrayó la remoción (eliminación) del líder de Los Talibanes Akhtar Mohammad Mansur. “Las tropas de Afganistán aún no están tan fuertes como deberían estarlo. Con nuestra ayuda, siguen trabajando en mejorar capacidades como las de inteligencia (bélica), de logística, de aviación y comando de control”, puntualizó el presidente Obama. Recordó que Los Talibanes son todavía una amenaza, lo mismo que las células remanentes del grupo terrorista al-Qaeda y las del grupo musulmán extremista Estado Islámico (EI). El presidente aclaró que los 8 mil 400 soldados que permanecerán en Afganistán no se involucraran en enfrentamientos terrestres contra Los Talibanes, al-Qaeda o el EI. Junto con los 8 mil 400 soldados estadunidenses que se quedaran hasta enero de 2017 en Afganistán, se encuentran otros 6 mil elementos militares de los 41 países que integran la coalición internacional de apoyo a la nación afgana. Obama, quien esta semana participara en la reunión de la Organización de los países del Atlántico Norte (OTAN, que se celebraran en Varsovia, Polonia, adelantó que utilizara el encuentro para convencer a los países aliados a fortalecer su compromiso de apoyo a Afganistán, y de combatir al terrorismo. “Lo voy a decir una vez más: la única forma de ponerle fin a este conflicto y para alcanzar el repliegue total de las fuerzas militares extranjeras de Afganistán es por medio de un acuerdo político duradero entre el gobierno afgano y Los Talibanes”, dijo Obama. Con al atraso al repliegue de las tropas estadunidenses y el incumplimiento de otra más de sus promesas, Obama está dejando la responsabilidad de asumir el retiro bélico de Afganistán a quien resulte ganador de las elecciones presidenciales del martes 8 de noviembre. Retirar, ampliar o reducir la presencia de los elementos del Pentágono en Afganistán será decisión de Hillary Clinton, la virtual candidata a la presidencia por el partido Demócrata, o de Donald Trump, el multimillonario empresario y virtual abanderado presidencial de los republicanos.

Comentarios