'Grave problema”, muertes de ciudadanos negros a manos de policías: Obama

jueves, 7 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lamentó la muerte de los afroamericanos Alton Sterling, en Luisiana, y Philando Castile, en Minnesota, y dijo que la repetición de casos de ciudadanos negros abatidos por la policía evidencia que existe un “grave problema” en el país. No obstante, subrayó, eso “no contradice nuestro respeto y aprecio por la gran mayoría de los agentes de policía”. Luego de señalar que no se trata de “casos aislados”, el mandatario estadunidense sostuvo en su cuenta de Facebook que la muerte de los dos hombres es un síntoma “de los desafíos en nuestro sistema de justicia criminal; la disparidad racial que se muestra en nuestro sistema año tras año”. La violencia policial contra Sterling y Castile, cuyas muertes fueron filmadas por testigos, desató una nueva ola de indignación en Estados Unidos. Los videos muestran que ninguna de las víctimas representaba riesgo evidente para los agentes, a uno de los cuales golpearon hasta la muerte. Este jueves el gobernador de Minnesota, Mark Dayton, anunció que se comunicó personalmente a la Casa Blanca para exigir que el Departamento de Justicia inicie una investigación de carácter federal sobre lo ocurrido con Castile. “Todo indica” que el policía que habría abatido al automovilista negro tuvo una reacción “desmesurada”, dijo. “No tengo todos los hechos y prueba y no puedo emitir un juicio definitivo, pero todo indica que en este caso la respuesta de la policía fue desmesurada con respecto a lo que la situación demandaba”, destacó el gobernador. La muerte de Castile fue “una tragedia sin sentido”, sostuvo. La noche de ayer, un grupo de policías interceptó un vehículo que era conducido por Castile, quien al intentar sacar su documento de identidad y su cartera le advirtió al agente que tenía un arma de fuego, y casi inmediatamente después éste le disparó en el brazo. Ante la agresividad de los agentes, la novia de Castile, Diamond Reynolds, filmó el incidente con su teléfono. En el video se observa al automovilista desangrándose en el asiento del vehículo, mientras el agente sigue apuntándole el arma al rostro. Reynolds –cuya hija de cuatro años se encontraba en el asiento trasero– dijo este jueves que el agente daba órdenes contradictorias a Castile, ya que le exigía que mostrara documentos de identidad y al mismo tiempo le exigía que no moviera las manos. Y dijo que los policías se quedaron con el teléfono en el que grabó la agresión. “Van a modificar las evidencias. Van a hacer lo que sea necesario para cubrirse”, advirtió. Un día antes, Alton Sterling fue abatido a manos de la policía, y el episodio también fue filmado con un teléfono celular. En ese video se observa a dos agentes que sujetan a Alton contra el piso y luego lo ejecutan con disparos a quemarropa, delante de numerosos testigos. La víctima, de 37 años, vendía discos compactos afuera de una tienda en la ciudad de Baton Rouge. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, anunció el miércoles una investigación federal por ese asesinato.

Comentarios